#LosArchIVosdeData | Veinte minutos fueron suficientes

Complutense Cisneros Palito Uve 47 (b)- 19 Arquitectura C

Se plantaba en una semana rara y complicada el Palito Uve, en el duro y tosco Paraninfo con el objetivo de volver a encontrarse con la victoria tras dos derrotas consecutivas en los campos de Liceo y Jabatos. Semanas duras de reflexión para un equipo cuyo único objetivo no es otro que el ascenso a 2º Regional. Por el otro lado, la “Escuela” visitaba nuestro campo invicto en este grupo de ascenso, pero con un hándicap: sólo disponían de catorce efectivos para el encuentro.

Quizás confiados por ese hecho anterior, el partido comenzó con el Colegio muy relajado y con muchas imprecisiones, sobretodo en el juego de mano y en la touch. Fruto de no conseguir puntos en los primeros compases, llegó la desesperación de pedir palos tras un golpe. Adrián Tejedor intentó pasarlo bajo palos sin éxito. La patada no tuvo la suficiente potencia, quizás debido a la lejanía del punto del golpe.

No gustaba el juego colegial a la grada ni ellos mismos se sentían cómodos. Un juego tosco, impreciso e inseguro digamos que no conseguía sobrepasar la ordenada defensa del rival. En el minuto 17 Javi rodríguez consigue adentrarse en la defensa y posar el primer ensayo azul-azul. Adrián consigue pasar bajo palos la patada poniendo el 7-0, aunque poco duraría la alegría ya que la “Escuela” se puso las pilas y emplearía su maquinaria para poner un ensayo A través de fases de delantera y un maul consiguen cinco puntos, que sabían a gloria para lo poco que se les había visto con posesión del oval. No consiguieron pasar la transformación. 7-5.

Para ver la segunda marca colegial en el partido tuvimos que esperar al minuto 27 cuando Gabriel Alonso “Bigotín” consiguió posar en zona de marca. Adrián pasó la patada consiguiendo poner el 14-5 en el marcador. A pesar del resultado, el equipo seguía sin tener la suficiente confianza y “gustarse”. Minutos después Arquitectura conseguía su segunda marca y conseguía pasar la patada, instaurando el 14-12 al descanso. Además, Antonio Correa, “Nono”, veía la amarilla tras realizar un placaje alto por lo que empezaríamos la segunda parte con un efectivo menos.

Todos esperábamos que el intermedio fuese un punto de inflexión y en la segunda mitad ver la mejor versión colegial, pero fue un espejismo, al menos en los primeros minutos. Se sucedían las imprecisiones, melés y fallos de manos que no nos permitían avanzar. En una acción llegamos con claridad a su veintidós, y tras varias fases rondando el ensayo Igor Pinel consigue una buena marca que nos dejaba a un ensayo del bonus ofensivo. Adrián no consigue pasar la patada.

La “Escuela” no se vino abajo, y tras unos minutos muy malos del Colegio consigue ensayar poniendo el 19-19 en el marcador. Todos esperábamos la reacción azul-azul, pero tardó en llegar ya que hasta el minuto 60 no se conseguiría una nueva marca obra de “Bigotín”. A partir de aquí y fruto del desgaste del rival vinieron los mejores minutos del Palito Uve, consiguiendo varias marcas que ponían el 47-19 final.

Quedan por delante dos semanas de entrenamientos para corregir errores y recuperar efectivos de cara a esta recta final. Quedan seis partidos, seis finales en las que no se puede fallar ya que la clasificación está muy apretada. Tras esta victoria, ocupamos el cuarto lugar en la tabla detrás del invicto Boadilla, Arquitectura y Jabatos. La próxima cita de liga será dentro de dos semanas y en casa contra Alcobendas.

Jugaron por el Colegio: Igor Pinel, Diego Lucio, Ricardo Giménez, Oier Barruso, Carlos Aranda, Pablo Galve, Guillermo Jaime, Joaquín Barreto, Adrián Tejedor, Gabriel Alonso, José María Antón-Pacheco, Antonio Correa, Javier Rodríguez, Arturo Ocaña, Enrique Fontan, Ricardo Urech, Rafael García, Eduardo Miralles, Alexander Kunst, Callum Finlay, Gonzalo Valdenebro, Alejandro Gutiérrez, Manuel Diogo Amade.

 

El crack: Gabriel Alonso “Bigotín”. Capitán y decisivo en muchas fases del juego rompiendo la defensa de Arquitectura. Tres ensayos en su cuenta particular que consiguieron relanzar al equipo.

El dandy: Adrián Tejedor. Importante en muchas fases del partido y sobretodo seguro en las transformaciones a palos. Además, consiguió un ensayo para redondear su día.

El duro: Andrew Callum Finlay. Hizo un placaje ganador que levantó a la grada de Paraninfo, y mostró al equipo el camino e intensidad a seguir.

Vaya día: Antonio Correa “Nono”. No fue el mejor día para su vuelta ya que vio una amarilla y acabó tocado del hombro.

 

 

Share Now

Related Post

Club de Rugby Complutense Cisneros pasaría la prueba de Stephen Fry gracias al almacenamiento en caché de WP Super Cache