#lavisióndeVinuesa

 

Foto: Diego Dolán

Foto: Diego Dolán

 

Como cada temporada, el entrenador del C.R. Complutense Cisneros, Dani Vinuesa, nos deleita con su crónica del partido de la jornada.

Bluesens Universidade de Vigo 25 –31 Complutense Cisneros 

Los inicios no suelen ser fáciles, pero tampoco conviene quejarse, cuando se arranca la Liga con victoria y bonus a domicilio. No jugó bien el Colegio, al que le faltaron recursos colectivos para imponer con mayor claridad la ventaja que le otorgaba su mejor plantel. Pero fue capaz el equipo de apretar cuando las circunstancias lo exigieron y sacar adelante un partido que, por momentos, se complicó sobremanera. El ímpetu y la ilusión de los gallegos, que nunca se dieron por vencidos, mantuvo el choque en el alambre casi hasta el final, y bien pudo haberse dado otro desenlace distinto.

Tardó poco en sumar Complutense Cisneros. No habían transcurrido 2 minutos de partido cuando Paco pasó entre palos un golpe de castigo por infracción defensiva local en la primera acometida colegial. Pero no iba a ser tan fácil. Universidade de Vigo supo meter el partido en campo contrario y allí se encontró con los problemas del Colegio para quitarse de encima la presión y llevar el juego fuera de la zona de peligro.

Se pasaron así los colegiales la mayor parte de los primeros 40 minutos achicando agua, y sin apenas ocasión para desplegar las velas. El rival, aún desconjuntado y sin ensamblar sus nuevas y prometedoras incorporaciones australes, supo apretar en el punto de encuentro y ponerle al juego la dosis de intensidad necesaria para complicarle la vida a un Complutense Cisneros que también mostró los problemas de la falta de rodaje, normales a estas alturas de temporada.

En el minuto 13 consiguió el Colegio volver a merodear la veintidós rival y, de nuevo, se encontró con la recompensa de un golpe de castigo por infracción de los locales. Desde una posición asequible, muy similar a la del inicio de partido, Paco no acertó esta vez.

Vigo siguió sacando provecho de la torpeza del Colegio para gestionar con criterio el territorio, y el choque se disputaba en campo de Complutense Cisneros. Unas veces las malas patadas defensivas, otras veces los errores de decisión y varios fallos de Paco en la recepción de balones altos, complicaron mucho la vida al equipo colegial en ese primer tramo de partido.

Así, la defensa azul y azul -que el sábado vistió de rojo-, se ejercitó durante largos minutos y puso de manifiesto los problemas de compenetración en el centro del campo, entre Ángel y sus centros, Cano y Mota. En el minuto 25, una infracción defensiva colegial en la recuperación del balón permitió a Vigo igualar el marcador. 3-3.

Tras la pérdida de la ventaja en el marcador, Complutense Cisneros tuvo una nueva incursión en campo contrario, y mediante un largo empuje de maul, consiguió de nuevo adentrarse en la veintidós rival. Tiago se desprendió del agrupamiento y se lanzó hacia la zona de ensayo para anotar, pero perdió el control del oval al ser placado, y la ocasión quedó en nada.

Poco después vino el primer ensayo de Vigo. En un ataque desplegado en la zona central del campo, el desajuste en la defensa colegial permitió una internada de un centro gallego que, ya detrás de la defensa, supo jugar con sus apoyos en el exterior hasta que el ala plantó cerca de la bandera. No convirtió el pateador el ensayo y el marcador quedó en 8-3 en el minuto 32.

Como pasaría después, Complutense Cisneros reaccionó viéndose detrás en el marcador. Elevó su intensidad y logró instalarse en la zona de peligro. Las infracciones defensivas de los locales le permitieron, primero ir a un saque de lateral cerca de la esquina y, después, con el tiempo ya casi cumplido, pedir melé a cinco metros. Se levantó Tiago por el cerrado y superando el placaje del 9 y el flanker rival, alcanzó a plantar dentro de marca, junto al banderín. Paco, desde la misma banda y en la mejor patada de la tarde, pasó entre palos la conversión para el 8-10 con el que se alcanzó el descanso.

La segunda parte comenzó muy mal para los intereses del Colegio. Un error de Iñaki en la recepción del saque inicial puso a los locales a escasos cinco metros de marca de salida. Allí atacaron los delanteros gallegos durante varias fases y acabaron entrando desde una melé a cinco metros. La conversión puso el 15-10.

Inmediatamente después, un error de Paco, que cometió avant al recibir una patada larga del apertura local, permitió al Universidades de Vigo volver a instalarse en la veintidós colegial. Y allí, un movimiento de la tres cuartos gallega puso nuevamente en evidencia a la defensa de tres cuartos colegial. A 20 metros de marca se volvió a abrir un agujero en la barrera defensiva, y por él se coló un trescuartos vigués. La segunda cortina llegó rauda y derribó al intruso, pero hurgó Vigo con acierto y prestancia en la herida y logró un nuevo ensayo cerca de palos, que además de 7 nuevos puntos, supuso la expulsión temporal de Fran, que pagó inmerecidamente por una desesperada e ineficaz acción de antijuego cometida por Cano. 22-10 en el minuto 4.

Con un jugador menos sobre el campo, con 12 puntos que remontar, y sin haber jugado prácticamente a nada en los primeros 40 minutos, el Complutense Cisneros se enfrentaba a una dura prueba de madurez, especialmente para un equipo en fase de rodaje y con varios jugadores que debutaban con el Club sobre la hierba. Y fue ahí cuando llegó la mejor noticia de la tarde.

El equipo supo dar un paso al frente, elevar la atención y el compromiso individual en cada lance del juego y pasó a dominar con claridad el partido durante los minutos siguientes. Sin que la inferioridad se notase (no le dio el Colegio opción alguna a su rival para que explotase la temporal ausencia de Fran), Complutense Cisneros se mostró dominador y capaz. Acampado en la veintidós contraria, rozó en varias secuencias el ensayo, hasta que Tudela completó con acierto una buena combinación de la línea plantando bajo palos. 22-17 en el minuto 9.

Aún en inferioridad, continuó el asedio colegial. A del Valle le arrebató el balón con mucho oficio un defensor vigués cuando iniciaba una carrera que parecía medio ensayo. Cerca ya de reponerse la igualdad numérica sobre el campo, una infracción defensiva de los locales, que no daban abasto para quitarse de encima la acuciante presión colegial, dio al Complutense Cisneros la opción de sumar 3 nuevos puntos con una cómoda patada bajo palos. Pero, a cinco metros de marca, Espinós pidió melé. Un gesto valiente y audaz, pero tal vez poco sensato. Estaba su equipo ya exhausto tras el largo asedió, y nada consiguió desde aquella melé.

Pero el partido había cambiado por completo. Con el equipo de nuevo íntegro, Complutense Cisneros siguió dominando y arañando la zona de marca. En el minuto 17, la reiteración en las infracciones defensivas de los locales supuso la exclusión temporal de uno de sus mejores efectivos, el flanker neocelandés, probablemente el rival que mas oficio demostró. Y ya en superioridad lo inevitable llegó: un nuevo ensayo del Colegio, el que le devolvía el mando en el marcador. Macky plantó tras un maul desde un saque de lateral cercano a marca. La conversión de Paco puso el 22-24 en el minuto 18.

Quedaba aún un cuarto de partido, y el choque se paseó largos minutos por el alambre. Complutense Cisneros se mostraba superior, dominaba el juego y rozó el cuarto ensayo en varias ocasiones. Pero no supo el Colegio (o tal vez no quiso) dormir el partido para controlar ese último tramo. Lejos de imponer su dominio territorial y su ventaja física en esos minutos finales para ahorrarse sobresaltos, el XV colegial convirtió el partido en un entretenido toma y daca, en un correcalles del que lo más normal es que saliera ganador, por la calidad de su tres cuartos, pero del que bien pudo haber salido derrotado a poco que la suerte le hubiera sido esquiva. Demasiado riesgo que solo agradecieron los aficionados vigueses reunidos en el campus universitario.

En el 29 Vigo fue a palos desde medio campo para retomar el mando en el marcador, pero el pateador no acertó. Complutense Cisneros seguía a lo suyo, a atacar con más alegría que rigor y con más riesgos que los que aconsejaba su corta renta. El partido lo empezó a cerrar Tudela en el 35, con un tremendo placaje sobre un centro rival en campo contrario. Iniciaba Vigo un ataque desplegado desde su propio campo y apareció Matías que adivinó la jugada y llegó con todo para acabar definitivamente con las esperanzas de los locales de remontar. Y poco después, en el 37, un ataque de la línea colegial, por fin, encontró el premio del ensayo, el que cerraba definitivamente el partido y otorgaba además el bonus ofensivo al Colegio.

Vino después una postrera anotación del Universidades de Vigo, que le daba el bonus defensivo y que probablemente hiciera justicia al trabajo desplegado por los locales a lo largo del partido.

Jugaron por el Colegio:

1.Santi Varone (77’ Eduardo Carretero); 2. Pablo Hayali (77’ Iker Monge); 3.Guillermo Espinós; 4.Iñaki Villanueva; 5.Guillermo Molina; 6. José Luis del Valle; 7. Santiago Noriega (73’ Carlos Bachofer); 8. Tiago Girao; 9.Gabriel Nogales (40’ Manuel Niño); 10. Ángel López; 11. Fran Soriano (65’ Manu Sainz Trápaga); 12.David Mota (77’ Mariano Alonso); 13. Juan Cano (77’ Paul Florea); 14. Matías Tudela; 15.Paco Hernández.

Leave us a reply

Club de Rugby Complutense Cisneros pasaría la prueba de Stephen Fry gracias al almacenamiento en caché de WP Super Cache