#LaVisióndeVinuesa: Santboiana vs Cisneros

santboiana

U.E. Santboiana 39 – 17 Complutense Cisneros

Comenzó el Colegio la segunda vuelta de la Liga con derrota en Santboi. Era un desplazamiento complicado y viajaba Cisneros con una extensa lista de bajas. Pero dio el equipo la cara y se divirtió compitiendo contra uno de los mejores planteles de esta División de Honor.

Empezaron el partido sin complejos los colegiales y tardaron apenas 3 minutos en sumar los primeros 3 puntos, merced a la conversión de un golpe de castigo por medio de Paco. Se mostraba sólido y ordenado el Colegio en defensa, con una tercera línea hiperactiva y unos centros atentos a cerrar los huecos. Tiene Santboi un plantel cuajado de valiosas individualidades y ha desarrollado, desde el partido de ida en Madrid, a primeros de septiembre, una propuesta de juego que rentabiliza sus fortalezas.

En el minuto 8, una infracción de Cisneros en la conservación del balón en campo propio, permitió a los catalanes nivelar el partido. Como siempre que el Colegio juega con Paco de apertura, se comportaba el equipo con más alegría de la que probablemente debiera permitirse. Cómodo en touche y eficaz en la melé, Cisneros estuvo valiente desde su campo, y una vez tras otras trataba de salir jugando desde muy atrás. Pero no son los de Santboi un equipo frágil, y su defensa se mostraba eficaz a la hora de cerrar los espacios y contundente en el punto de encuentro, generando no pocos problemas al Cisneros en la conservación.

Estaba el choque nivelado y la disputa se producía en la parte central del campo, con escasa presencia en las zonas de peligro. Era Cisneros, no obstante, el que llevaba la iniciativa, gracias a su mayor ímpetu y vocación ofensiva. Y cuando atacas, lo intentas y   no sumas, te desgastas física y emocionalmente y pones de manifiesto tus debilidades.  Fueron los locales los que rompieron la igualdad en el marcador en el 19. Un desajuste defensivo colegial permitió una penetración en el canal del 10 y, ya detrás de la defensa, la calidad de la línea catalana se bastó para ensayar y poner el 10-3 en el marcador.

Inmediatamente después vino una nueva fase de ataque del Colegio en campo contrario y una infracción defensiva de Santboi permitió a Paco intentar una nueva anotación desde una posición más franca que la anterior. Pero no acertó esta vez el de Motril. Se las apañó, no obstante, Cisneros para seguir en zona de peligro y dispuso de una valiosa touche en la veintidós contraria. Y, en una muestra de inconsistencia competitiva que empieza a ser recurrente, perdió la posesión en un lance del juego en el que se venía mostrando solvente hasta ese momento. No hay partido en el que la touche colegial no desperdicie un balón en la proximidad del ensayo.

A la media hora de partido, volvió el Colegio a aprovechar una infracción defensiva de los locales para ir a touche cerca de marca. Necesitó dos intentonas. En la primera, el maul colegial fue bien repelido por la contundente tercera línea catalana, pero una nueva infracción dio una nueva oportunidad a la delantera visitante de imponerse por empuje y, por medio de Ángel Castro, anotar el ensayo que, tras la conversión de Paco, nivelaba de nuevo el partido. 10-10.

Y así se llegó al descaso, con el marcador igualado tras 40 minutos de rugby equilibrado. Pero las sensaciones eran que uno de los dos contendientes había guardado parte de sus cartas. Mientras Cisneros había puesto sobre la hierba del mítico Baldiri Aleu todo su arsenal y sus argumentos, los locales parecían guardar un par de ases en la manga. Se intuía que la Santboina podía apretar el acelerador y dejar atrás a un rival al que, el sábado al menos, le faltaba cilindrada.

Aguantó Cisneros 10 minutos más. Continuó defendiendo con solvencia y apañándoselas para mantener el juego alejado de zona de peligro. Dispuso incluso de alguna incursión en la veintidós rival, pero de nuevo le faltó punch para llegar a zona de ensayo. Y en el minuto 10 de la segunda parte llegó la jugada con la que comenzó el desenlace del choque. Tras una buena defensa en zona de máxima urgencia, recuperando incluso un balón a escasos metros de marca, Cisneros alejó el balón con el pie, pero la contra de Santboi fue buena y, de nuevo, explotó la calidad de su tres cuartos para anotar un ensayo que supuso el 17-10.

Antes del ensayo, estaba ya preparado en la banda para incorporarse al partido Canning, el apertura británico de los catalanes, uno de los mejores jugadores de esta Liga, y que el sábado empezó el partido en el banquillo. Entró al campo con una melé para su equipo en medio campo. Y desde esa melé, en su primera intervención, puso de manifiesto su calidad, hurgando con el pié en las cosquillas de la tercera cortina defensiva colegial. Cruzó una inteligente patada que botó entre Fran y Castro. Ninguno de los dos estuvo acertado y el bote favoreció a los locales, que lograron recuperar el balón en una situación de enorme ventaja y anotar un nuevo ensayo, el tercero. 22-10. En un abrir y cerrar de ojos, la igualdad de 50 minutos de rugby disputado y dinámico había quedado aplastada por la pegada de un equipo con más recursos individuales que implicación colectiva.

Había argumentos para que Cisneros hubiera claudicado o se hubiera descompuesto, como ha ocurrido previamente esta temporada. O simplemente, para que se hubiera dejado llevar. Pero el Colegio se mantuvo en la brega hasta el final y continuó con su propuesta, ajeno al severo varapalo recibido. Enfrente, Canning también continuó con su trabajo, y en el 18 cruzó una nueva patada para que el ala del abierto anotara el cuarto ensayo, el que les daba el bonus. 27-10. A partir de ahí, el Colegio controló el partido largos minutos. Llevó el juego a campo rival y buscó con determinación el ensayo. Éste llegó en minuto 23, y lo concedió el árbitro como ensayo de castigo, tras derribar los catalanes un maul colegial que avanzaba hacia marca.

27-17 con más de 10 minutos de partido. Estaba el Colegio a 3 puntos del bonus defensivo, y en esa búsqueda del bonus, se encontró además con la ventaja de una superioridad numérica por expulsión temporal de un tercera línea catalán en el 32. Pero le faltó gasolina  a Cisneros. Estuvo largos minutos en campo contrario pero no fue capaz de inquietar a una solvente defensa local. Y ya en los estertores del partido, llegaron dos nuevos ensayos de los locales. El primero en una rapidísima contra, tras un retenido del Colegio en campo contrario. Y el segundo, con el tiempo ya cumplido, en un error de bulto de la línea colegial al salir jugando a la mano de su propia línea de marca.

El 39-17 final posiblemente refleje mejor la distancia real entre los dos equipos que las diferencias que hubo entre uno y otro en el partido del sábado. Hizo méritos el Colegio para haberse traído de Santboi un punto bonus, y no estuvo, en absoluto, tan lejos de conseguirlo como pudiera sugerir el resultado final.

Por Cisneros jugaron: 1. Santi Fernández-Varone; 2.Pablo Hayali (55’Guillermo Pajares); 3.Martín Tedesco; 4.Rafa Matt (65’Gelo Ballvé); 5.Guillermo Molina; 6.Íñigo Álvarez; 7.Hermenegildo Simón; 8.José Luis del  Valle; 9.Gabriel Nogales; 10.Paco Hernández; 11.Ángel Castro; 12. Manu Sainz Trápaga; 13.Ander Ayala; 14.Guillermo Navarro; 15.Fran Soriano

Martín Fernández Varone, Filipo Reali, Miguel Villahermosa y Jaime Pérez Maura completaban la convocatoria

Leave us a reply

Club de Rugby Complutense Cisneros pasaría la prueba de Stephen Fry gracias al almacenamiento en caché de WP Super Cache