#lavisióndeVinuesa El Salvador 32-21 Complutense Cisneros

Foto: Nicolás Ayuso

Foto: Nicolás Ayuso

Lo mejor que se trajo el Colegio de su visita al Pepe Rojo fue el tanteo. No ya el resultado, pues éste fue bastante más desequilibrado que ese engañoso marcador final, que pudiera llevar a pensar a alguno que en verdad hubo partido. No lo hubo. El resultado del choque fue una manifiesta superioridad chamiza, que permitió a los locales jugar con comodidad e incluso, abandonarse levemente al final. Por primera vez en esta temporada, el Complutense Cisneros no estuvo en la disputa y apenas dio señales de ese potencial que se le presume.

Perdió el Colegio en el partido bastante más que lo que se jugaba. Más allá de los puntos en liza, se dejó el equipo en Valladolid el crédito y la autoestima generada en las dos trabajadas victorias precedentes, y disolvió la ilusión que se hubiera podido crear en torno a su recorrido en la temporada.

Empezó el partido equilibrado, con un primer cuarto de hora de alternativas y buen rugby. Secuencias largas de juego, buenos contactos y ritmo. Y en ese toma y daca inicial empezó Complutense Cisneros a mostrar los males que a la postre le privarían de poder disputar el partido. Errores en el manejo y la conservación del balón por un lado y el lamentable desempeño de la touche colegial fueron decantando un partido que, de primeras, parecía disputado.

En el minuto 11, con el marcador aún sin inaugurar, y desde uno de las pocos saques de lateral que la delantera colegial ganó con solvencia en la primera mitad, atacó la línea en campo contrario y en un buen movimiento, logró Ayala romper la defensa, entrar en veintidós y jugar con Tudela que le apoyaba en el abierto. Era una jugada mortal de necesidad, pero no supo el Colegio culminarla. Tudela buscaba el apoyo exterior cuando fue placado por detrás y perdió el control del balón, cometiendo avant. Cuento la jugada con detalle no por lo que reportó, sino por ser de los pocos instantes en los que el equipo esbozo lo que podría llegar a hacer.

Tras esos primeros quince minutos iniciales en los que se repartió la posesión y el dominio territorial, el Salvador comenzó a imponer su mayor solidez y su menor propensión al error. Complutense Cisneros perdía uno tras otro sus saques de lateral y sin balón, solo le quedaba defender. Para mayor despropósito, no gestionó el Colegio bien el juego con el pie. Proponían los chamizos continuamente intercambios de patadas y todos los ganaban, pues los colegiales demostraron tener menos cabeza y peor pie.

Alguno pudo sorprenderse por los problemas en touche, pero el desastre colegial en el lateral no fue más que la confirmación de las dificultades que viene teniendo el equipo desde hace semanas. A la reciente inseguridad de Hayali en el lanzamiento se suma la falta de criterio a la hora de leer la defensa de touche del rival y la tardanza a la hora de buscar alternativas. Tiene este equipo un problema con la touche, y pareciera que los implicados son los últimos en enterarse.

Sin balón en el rugby solo queda defender. Derivó así el partido en uno de esos entrenamientos en los que los de un lado defienden y los del otro atacan, independientemente de lo que acontezca. Y en ésas, trabajó con ahínco el Colegio su defensa. Si en saque de lateral la nota de ayer fue un Muy Deficiente, en defensa la cosa quedó bastante mejor. Un 4,3 tal vez. Suspenso, pero con derecho a ir a reclamar. Placó Complutense Cisneros. Se vaciaron en defensa, ocupando bien el ancho del campo y anticipándose al ataque rival… pero faltó disciplina. Demasiados golpes de castigo, poca paciencia. Infracciones innecesarias casi siempre, tras la cuarta o la quinta fase de buena defensa. Infracciones que facilitaban enormemente el trabajo a un rival que se valía así del pie para meterse en la veintidós colegial. Y es que defender no es solo placar. Defender es ser capaz de mantener al rival alejado de tu zona de peligro, y una infracción innecesaria es tan grave como un fallo de placaje.

Y en esa dinámica, lo normal es que los ensayos de los locales fuesen cayendo. El primero llegó en el minuto 17, tras un fuera de juego de Manu Niño. A 5 metros de marca, la touche chamiza no es nunca un buen cliente.

En el 29 llegó el segundo ensayo. De nuevo, la delantera de El Salvador impuso su trabajo y su solidez con el balón cerca de marca. Paró Mota a Mamea a cinco metros de marca, pero en la continuación del avance los locales volvieron a posar. 12-0.

Aún conservaba Complutense Cisneros cierta esperanza de que cambiara el viento y de que se le abriera una oportunidad con la que entrar en el partido. Se acercaba el final de la primera parte y tras una muy buena defensa sobre su propia línea de 40 metros recuperó el balón por un retenido de la delantera local. Era el momento de ir a por el ensayo, de buscar con el pie el lateral en la veintidós contraria y tratar de jugar allí para anotar en los dos minutos escasos que quedaban. Pero dos errores individuales de bulto dieron al traste con ese último tren que se le presentó al Colegio en el partido. La patada de Ángel buscando la touche resultó cortísima y apenas se ganó una decena de metros. Y a continuación, Hayali rectificó en su lanzamiento de lateral propiciando que el árbitro decretara que había amagado. Jugó rápido El Salvador el golpe franco y encontró una defensa mucho más vulnerable que hasta ese momento. Rompieron por el centro, jugaron con el pie una patada a seguir, se vieron favorecidos por el bote del balón y acabaron plantando el tercer ensayo en la esquina. 17-0 al descanso.

Las sensaciones al descanso no eran las mejores. El equipo se había pasado buena parte de los 40 minutos jugados defendiendo, y viendo el marcador parcial, no se podía decir que lo estuviera haciendo muy bien.

En la reanudación poco cambiaron las cosas. De nuevo errores individuales del Colegio permitieron al Chami merodear la zona de ensayo para insistir con su delantera. En el minuto 10 llegó el cuarto ensayo, el del bonus, tras un largo maul ante el que la delantera del Complutense Cisneros se mostró de nuevo impotente. Pero bien pudo haber llegado antes, pues en el 3 un avant frustró una clarísima ocasión chamiza propiciada por una larga patada a la espalda de la defensa que salió justo por la esquina después de botar, sin que ni Paco ni Manu pudieran hacer nada para evitarlo.

Aún tuvo ganas El Salvador de ir a por el quinto ensayo, de nuevo de maul, en el minuto 63. 29-0 con poco más de quince minutos de partido por jugar. Ése hubiera sido un marcador más acorde con el verdadero resultado del choque.

Pero con los cambios y con el rival sesteando tras su meritorio ejercicio de manifiesta superioridad competitiva, vinieron los minutos del recreo, y ahí, cuando lo importante ya había acabado, cuando el partido llevaba minutos ya despachado y cerrado, el Colegio tuvo su rato de diversión, movió el balón con alegría, le puso ganas y orgullo, y anotó tres ensayos tan insignificantes en lo esencial como cosméticos en la cuadrilla de resultados de la jornada. Cualquier diría que no fue para tanto.

 

Jugaron por el Colegio: 1. Santi Fernández-Varone; 2.Pablo Hayali (50’Iker Monje); 3. Guillermo Espinós (60’Carlos Bachofer); 4. Guillermo Molina (50’David Carretero); 5.Iñaki Villanueva; 6.José Luis del Valle; 7.Paul Florea (50’Alex Von Kursell); 8.Tiago Girao; 9. Manu Niño (60’Gabi Nogales); 10.Ángel López; 11. Matias Tudela; 12.David Mota (60‘Beltrán Carreras); 13. Juan Cano (7’Manu Sainz Trápaga); 14.Ander Ayala; 15.Paco Hernández

 

Leave us a reply

Club de Rugby Complutense Cisneros pasaría la prueba de Stephen Fry gracias al almacenamiento en caché de WP Super Cache