#LavisióndeVinuesa: Complutense Cisneros vs Rugby Atlético de Madrid

cisneros-atletico

Complutense Cisneros 15  – 18 RugbyAtlético de Madrid

Bonito día de rugby en el Ciudad Universitaria, con una mañana fría pero soleada y un buen ambiente en las gradas del Central. Al atractivo del choque entre los dos equipos madrileños en División de Honor se sumaba el movimiento y bullicio habituales de las jornadas de formación de la FRM, la verdadera sabia de nuestro rugby. ¡Que gran idea hacer coincidir ambos eventos!.

El partido respondió a la expectación. Fue un choque vibrante, intenso y resuelto justo al final, tras 80 minutos de dura disputa entre dos propuestas bien distintas. El Colegio llevó la iniciativa, acaparó la posesión y puso el juego en campo contrario la mayor parte del tiempo, pero fue la extraordinaria defensa de los flamantes colchoneros la que, a la postre, decidiría el partido.

Empezó fallón Cisneros y en apenas dos minutos, tras dos errores en el placaje y otras dos infracción defensivas, concedió a los visitantes una primera opción para sumar, mediante un golpe de castigo, pero no acertaron éstos a pasar entre palos la patada.

Vino tras esa primera oportunidad perdida un largo periodo de tanteo, en el que ambos contendientes pusieron bien a las claras su cartas: el Colegio llevó el juego a campo contrario donde atacó con su habitual receta, y allí se topó, una y otra vez, con una defensa muy bien trabajada, que complicaba el juego desplegado merced a un extraordinario trabajo de los dos centros, que consiguieron desactivar a Cano y a Ander, limitando así el funcionamiento ofensivo de los azules.

En el minuto 8 los rojiblancos perdieron un jugador por expulsión temporal, como consecuencia de un placaje peligroso sobre Paco, que había saltado para atrapar en el aire el balón tras una patada del 10 rival, y fue placado antes de caer al suelo. En superioridad, el Colegio acrecentó su dominio sobre la posesión y el territorio. La habitual solidez en la melé y la seguridad que otorga Macky a la touche garantizaban balones, pero en la utilización se advertía que los de azul y azul tenían serios problemas para superar la buena defensa rival. No en pocas ocasiones lograron los visitantes avanzar sin el balón, merced a una excelente presión y a los problemas del Colegio con el balón. Le faltaba fluidez al ataque de Cisneros. Tardaba en salir el balón y cuando estaba disponible, a menudo, faltaba claridad para decidir qué hacer. Era evidente que, en ese tramo del partido, la defensa rojiblanca  le estaba ganando la partida al juego colegial.

En una de las pocas ocasiones en que los visitantes salieron de su campo y pisaron zona de peligro en esos minutos en inferioridad, cobró el árbitro un golpe de castigo a la primera línea colegial en una melé. Centrada y cercana, esta vez sí pasaron entre palos la patada, logrando así la primera ventaja en el marcador. 0-3 en el minuto 14.

Poco después, y espoleado por la desventaja, Cisneros volvió a la veintidós contraria, se acercó a zona de marca y logró que Macky posara dentro en un segundo movimiento tras se derribado, que no placado. No se concedió el ensayo y volvió el árbitro a una infracción previa de los de Pozuelo. Quedó en nada aquel nuevo asedio, pues Cisneros perdió el oval, forzado el error por la presión defensiva rival.

Volvieron poco después los locales a arrinconar al contrario en su zona de veintidós, y un nuevo error permitió una recuperación colchonera y un rápido contraataque. Metieron los rojíblancos el balón con el pie al fondo del campo para perseguirlo y presionar. Gorostiza lo recuperó y, con poco margen de maniobra dudó si correr o patear, tardó en decidir y se vio acorralado y sin apoyos. Placado y en el suelo, cometió infracción al retener el balón. Llegado a ese punto, no le quedaba otra.

Y en ese momento, con el árbitro marcando la infracción defensiva colegial, todos se retrataron. El Cisneros, en situación de máxima urgencia, se mostró inaceptablemente ingenuo y permitió que le arrebatasen el balón con enorme facilidad. Los ahora atléticos, vivos y listos, jugaron rápido el golpe, poniendo el balón en juego varios metros delante y a la izquierda de dónde marcaba el árbitro, que autorizó la maniobra y concedió el ensayo en el que acabó la jugada, ante una descolocada y sorprendida defensa colegial. 0-10 en el minuto 24.

Apenas 4 minutos después sí estuvo acertado el árbitro, impidiendo a Ángel jugar rápido un golpe en la veintidós del Colegio, pues lo hizo un par de metros a la derecha del punto en el que él marcaba la infracción. Fue una pena, pues la ventaja en el exterior, con toda la línea montada y la defensa rival descolocada era manifiesta.

Pero el Colegio no desfalleció, y siguió golpeando la sólida defensa rival, una vez tras otra. En el 32, tras una muy buena fase de ataque, Cano logró romper el placaje a escasos metros de marca, y aunque derribado, le valió con alargar el brazo para posar dentro de marca. Paco pasó la conversión para apretar el marcador: 7-10. En la jugada previa al ensayo, una flagrante acción de antijuego supuso la segunda expulsión temporal de un jugador atlético.

El Colegio, que no gestionó bien las superioridades numéricas, tampoco sacó partido de esta segunda, y el marcador se mantuvo con esa corta ventaja visitante hasta el descanso.

La segunda parte arrancó con un error de Ángel, que optó por salir de su veintidós con un up&under sin percatarse de que su equipo no estaba ordenado para disputarlo ni para hacer una buena presión. La jugada acabó con un ataque en ventaja de los rojiblancos y una infracción defensiva colegial que supuso una asequible patada a palos para ampliar la ventaja visitante: 7-13 en el marcador.

Pero en la segunda parte, el Colegio modificó considerablemente su propuesta de juego. Ángel acertó al evitar desplazar el balón hacia los lados delante de la defensa y apostar por atacar en el eje, dónde la defensa rival se mostró más vulnerable. La entrada de Herme aportó pujanza y verticalidad a la ofensiva colegial, y la delantera ganó un protagonismo que no había tenido en la primera parte. La tercera línea cuajó unos minutos de gran nivel, con José Luis ganando una vez tras otra la línea de ventaja y Noriega liderando un ataque valiente y decidido para ganar el partido.

En el 13 una nueva acción de antijuego acarreó la tercera expulsión temporal de un jugador atlético y una nueva superioridad numérica para Cisneros. De nuevo, con un jugador más sobre el campo, fue poco lo que el Colegio consiguió. Tras varias jugadas de enorme peligro pero mal resueltas, en el minuto 21 pasó el Colegio entre palos un golpe de castigo, tras desperdiciar una ventaja que parecía medio ensayo. Se ponía así el marcador en una apretado 10-13. Es digno de alabanza el rendimiento defensivo de los rojiblancos en los 30 minutos que estuvieron en inferioridad sobre el campo. El saldo en el marcador en esos 30 minutos fue de 3-6 a su favor, la misma ventaja con la que acabó el partido.

Recuperada la igualdad numérica, el partido lo siguió dominando el Colegio, que empujado por la grada, buscó con más ganas y determinación  que acierto el ensayo que le pusiera por delante en el partido. Tardó en llegar, pero llegó al fin. En el 34, tras largos minutos de asedio, y con los atléticos en constante infracción defensiva para impedir el inminente ensayo, Ángel cruzó una patada a la esquina dónde Manu, dentro ya de marca, atrapó el balón y plantó para el 15-13.

Quedaban poco más de 5 minutos y el Colegio volvió a pagar el peaje de su falta de madurez competitiva. Con el balón ganado tras el saque y la delantera avanzando en la zona central del campo, Ángel pidió el balón y pateó al fondo. En lugar de conservar la posesión e insistir con la delantera, en el juego que tantos problemas le había dado al paquete rival en los minutos anteriores, para dormir el partido, Cisneros entregó el balón al rival y perdió la iniciativa. Tampoco estuvieron listos los visitantes, que en lugar de contraatacar y conservar la posesión, devolvieron la patada. Paco recibió el balón sobre la veintidós propia, y tuvo la ocasión de corregir el error previo de Ángel, pero cometió el mismo error de decisión acrecentándolo con un error de ejecución. Optó por patear pero el balón salió directamente fuera, entregando al rival un saque de lateral sobre la línea de veintidós.

Y si algo conserva este equipo con el paso del tiempo es su contundencia y su efectividad en la zona de peligro. Ganaron la touche, empujaron el maul, avanzaron…Cometió Cisneros una infracción. Fueron los de Pozuelo a un saque de lateral a cinco metros de marca. Cisneros defendió bien a ras. El árbitro decretó melé para los visitantes a cinco metros y ahí la mala suerte se cebó con el Colegio.  Cesar se lesionó al entrar en esa melé en la que se decidió el partido, no pudo empujar, y los rojiblancos avanzaron como no lo habían hecho en ninguna de las melés anteriores. El 8 visitante se levantó y se lanzó a plantar. El árbitro concedió el ensayo y poco más de dio de si este emocionante partido que pudo ganar cualquiera de los dos contendientes, pues ambos hicieron méritos para ello, pero que se llevó el que menos errores cometió y el que más listo estuvo.

Jugaron por el Colegio:

1. Santiago Fernández Varone (Carlos Bachofer 70’); 2. Pablo Hayali (Cesar de Sande (57’); 3.Martín Tedesco; 4.Rafael Matt; 5. Guillermo Molina; 6.José Luis del Valle; 7.Iñigo Álvarez (Hermenegildo Simón 55’); 8.Santiago Noriega; 9.Gabriel Nogales; 10. Ángel López; 11.Jorge Gorostiza (Manu Sainz Trápaga 57’); 12.Juan Cano; 13.Ander Ayala; 14. Fran Soriano; 15.Paco Hernández

Martín Fernández Varone, Manolo Olivares y Ángel Castro estaban en la convocatoria pero no jugaron.

Leave us a reply

Club de Rugby Complutense Cisneros pasaría la prueba de Stephen Fry gracias al almacenamiento en caché de WP Super Cache