#LavisióndeVinuesa: Complutense Cisneros vs El Salvador

IMG_8856

Complutense Cisneros 27 – 20 Cetransa El Salvador

No era un partido sencillo el del sábado. Abierta aún la herida del severo varapalo recibido en Valladolid en Copa del Rey, el Colegio debía rearmarse anímicamente para plantar batalla a un rival que le había pasado por encima solo tres semanas antes. Y las cosas no empezaron bien. Arrancó Cisneros un punto acelerado e impreciso, dejando el inicio del partido en manos de El Salvador. En apenas cuatro minutos, el Colegio acumuló una pérdida de posesión, una decisión equivocada y un pase defectuoso. Demasiadas facilidades para un rival como Cetransa, que se plantó en la veintidós colegial y anotó un ensayo aparentemente sencillo, merced a la potencia y calidad de Mamea, uno de los pocos jugadores que está indiscutiblemente por encima del nivel de nuestra liga. Las sensaciones no podían ser peores. Cinco minutos jugados, 0-7 en el marcador y el Cisneros sin dar señales de vida.

Pero el temprano ensayo rival sirvió de acicate para el XV azul y azul, que ya desde el mismo saque parecía recobrar el orden y la ambición. Lograron los locales meterse en campo contrario y en el minuto 7, un buen movimiento de la línea con un balón recuperado estuvo cerca de ser ensayo, pero el último defensa chamizo, ya batido, se las arregló para cortar en avant el pase de Paco a Fran. Era una clarísima ocasión malograda, pero por suerte, el Colegio no acusó el contratiempo. Ganó el empuje en la melé, jugó con criterio el balón y Ander penetró la defensa rival dónde más vulnerable parecía, entre los centros, para plantar entre palos. Paco erró inexplicablemente la transformación. Optó por patear demasiado cerca de los palos y un jugador de Cetransa cargó y bloqueó la patada sin problemas. 5-7 en el minuto 8.

Tras el ensayo colegial el partido entró en una fase dividida, en un situación de equilibrio inestable, en la que ambos equipos proponían sus recetas, pero ninguno se imponía. La delantera colegial se vaciaba en defensa para contener las acometidas chamizas mientras que en el juego desplegado parecían tener más recursos los de azul y azul. En el minuto 13, un buen up&under de Manolo permitió a Ander llegar con ventaja a la presión y placar con contundencia al zaguero rival, facilitando una valiosa recuperación en campo contrario. Atacó raudo Cisneros con ese balón y, de nuevo, con la defensa ya batida y con Fran subiéndose a la moto para ensayar, falló esa última conexión entre Cano y Fran, y la cosa quedó en nada. .

El Colegio defendía con orden y creaba problemas en el punto de encuentro a la delantera rival. En el minuto 20, un balón recuperado en el ruck facilitó, de nuevo, una rápida contra desplegada. La línea movió el balón con criterio, acertó en todas las decisiones y Paco, tras romper la defensa rival, encontró a Ander en su interior al encarar al zaguero chamizo, y el vasco anotó bajo palos su segundo ensayo del partido. Esta vez Paco sí tomó la distancia debida, y pasó entre palos la conversión para el 12-7.

Al verse por detrás en el marcador, El Salvador apretó los dientes y atacó con determinación. Logró encadenar varias fases de juego de mérito y generó problemas en la defensa colegial, que se vio superada. Entraron los chamizos en la veintidós azul y azul. Se mascaba el peligro, se veía llegar un nuevo ensayo. Noriega arriesgó en defensa en un ruck bajo palos a escasos metros de marca, y evitó la rápida liberación rival en claro golpe de castigo. El árbitro aplicó el reglamento y le recetó 10 minutos de sin bin. En superioridad numérica y a escasos cinco metros de marca, los vallisoletanos no miraron ni a los palos ni al lateral. La delantera de Cetransa, fiel a la tradición de un club que ha labrado su brillante historial con delanteras dominadoras, pidió melé. Y entonces se definió una buena parte del choque… El impacto de aquella melé sobre el devenir del partido probablemente fue mayor que el de cualquiera de los ensayos o el de la disputa territorial. Cetransa confió en su delantera, más pesada y más potente, y apostó mucho en aquella melé, pero no fue capaz de mover al paquete colegial, que con un jugador menos, no retrocedió. Y es que la transformación de la melé azul y azul con la llegada de Martín ha sido verdaderamente espectacular.

Tras fracasar en su apuesta por la melé, atacaron los chamizos durante varios minutos a escasos metros de marca, y un Cisneros en inferioridad defendió con todo, placó con contundencia y se multiplicó para negar los espacios. Finalmente Cetransa optó por sumar tres puntos y pidió palos tras una infracción defensiva de los locales. Aquellos tres puntos encajados supieron a gloria para un equipo que se había vaciado verdaderamente en defender su línea de ensayo. 12-10 en el 26.

Vino a continuación una clara ocasión para el Cisneros, que estuvo muy cerca de anotar un nuevo ensayo. El Cetransa, tal vez descentrado por el fracaso de su última acometida en superioridad, gestionó mal la recepción del saque de centro y permitió a Cisneros recuperar el balón y adentrarse en su 22. Gustavo estuvo muy cerca de plantar en la esquina, pero la defensa chamiza lo evitó. Cerca del ensayo, el Colegio insistió de delantera, provocó una infracción defensiva rival y, con ventaja, Manolo cruzó una patada al lado abierto, buscando a Fran, pero el ala rival atrapó el balón y anuló. Sorprendentemente, el árbitro obvió la ventaja que había concedido instantes antes de la patada y Cetransa recuperó el balón y se quitó de encima el peligro.

Volvió Noriega al campo en el 33 y se reestableció la igualdad numérica sobre el campo. En los 10 minutos en inferioridad, toda la concesión del Cisneros quedó limitada a 3 puntos, gracias a la seriedad y el compromiso con la que todo el equipo disputó esos complicados minutos. Otra piedra más sobre la que cimentar una victoria para la que todavía quedaban muchos minutos. Acabó la primera parte en la veintidós colegial, con El Salvador atacando y el Cisneros sabiendo sufrir y conteniendo las acometidas rivales.

Al contrario que en la primera, Cisneros empezó muy bien la segunda parte. Rafa, que acababa de incorporarse al partido, robó el saque en el aire y atacó con determinación. Una infracción en la conservación del balón frustró esa primera acometida. Pero El Salvador no consiguió sacudirse la presión y en el minuto 4, una infracción defensiva permitió a Paco ir a palos desde una posición muy asequible. Falló el zaguero colegial esa primera patada, pero no la segunda, cinco minutos después, desde una posición más favorable aún, centrada y sobre la línea de 22. 15-10 con apenas media hora de partido por jugar.

Vinieron a continuación los minutos más complicados del partido. Cetransa, viendo que el partido se le iba, fue a buscarlo con determinación. Se adueñó del balón y se instaló en campo rival. Atacó durante largos minutos con más voluntad que acierto y encontró, una vez tras otra, la oposición de una ordenada y eficaz defensa colegial. En el minuto 14 una infracción defensiva de Cisneros permitió al pateador chamizo sumar 3 puntos y volver a dejar a su equipo a tiro de piedra en el marcador: 15-13.

El Colegio trataba de salir de la presión y contraatacó varias veces desde su campo. A punto estuvo Jorge Gorostiza, en una de las contras, de ensayar contra el club que le ha formado, pero su patada a seguir salió por la línea de balón muerto antes de que él llegara a plantar.

Y en el 31 de la segunda parte vino la jugada que definiría el partido. Tras largos minutos agazapado, con la guardia alta, aguantando a duras penas el chaparrón, el Colegio encontró el momento en el que retomar la ofensiva. Se apoderó del balón, se vio capaz, se metió en campo contrario, enlazó una larga sucesión de fases de ataque, hizo recular a la defensa rival, y ya en la veintidós contraria, desarboló la resistencia chamiza para que Gustavo lograse un ensayo que parecía cerrar el partido. Paco no acertó en la conversión y el marcador quedaba en un 20-13 con apenas 7 minutos por jugar.

El Salvador metió el balón profundo en campo colegial tras el saque. Cisneros recuperó la posesión y Olivares, casi desde su propia zona de marca, pateó muy largo el balón hacia campo chamizo. El balón quedó dentro, cerca del lateral, y la tercera cortina defensiva chamiza se despistó un instante, se lió y tardo en percatarse de la fulgurante llegada de Fran, que venía cargando la patada y tras 50 metros de carrera, alcanzó a patear el balón en el suelo antes de que el ala y el zaguero chamizo acertaran a levantarlo. Tras un partido plagado de despistes y equivocaciones, Fran maquilló su expediente con un ensayo que está exclusivamente reservado a los privilegiados que se mueven por el campo con esa zancada superlativa. El ensayo era el cuarto y ampliaba la ventaja colegial hasta los 14 puntos, tras la conversión de Paco. 27-13.

Los últimos cinco minutos fueron de asedió visitante. El Colegio, con la victoria ya en el bolsillo, bajó levemente la intensidad defensiva, y concedió un ensayo a la delantera chamiza casi al final, que a la postre les valdría el bonus defensivo: 27-20 tras la conversión.

Tras el saque de centro, dispuso Cisneros de un golpe de castigo a unos 35 metros de marca que bien le podría haber privado del bonus defensivo a su rival, pero optaron los de azul y azul por no exponerse a una posible contra que pusiera en peligro su victoria y prefirieron matar el partido.

Tras seis jornadas de Liga, con tres victorias y tres derrotas, todas ellas con bonus defensivo, esta victoria frente a El Salvador supone una verdadera carta de presentación en la categoría y una demostración del potencial de este equipo, cuyas prestaciones crecen jornada a jornada.

Por el Cisneros jugaron: 1.Santi Fernández Varone (50’ Cesar de Sande), 2.Pablo Hayali (66’ Carlos Bachofer), 3.Martín Tedesco; 4.Guillermo Molina (40’ Rafael Matt), 5.Gustavo González; 6.José Luis del Valle; 7.Beñat San Sebastián (45’Salvador Pahla); 8.Santiago Noriega; 9.Gabriel Nogales; 10.Manolo Olivares; 11.Jorge Gorostiza; 12.Juan Cano; 13.Ander Ayala; 14. Fran Soriano; 15.Paco Hernández

Estaban también en la convocatoria pero no jugaron Iñigo Álvarez, Manu Sainz-Trápaga y Ángel Castro.

El crack: Gustavo “maravilla” González. La victoria colegial se cimentó en la capacidad de respuesta de la delantera azul y azul frente a un paquete a priori superior, y en esa batalla el papel de Gustavo, participativo y contundente todo el partido fue esencial.

El dandy: Ander Ayala. Partido a partido se consolida en el equipo y en la categoría como un centro desequilibrante. Verle avanzar entre la defensa rival con su larga y poderosa zancada es un lujo, pero su jugada de la tarde fue, sin duda, el contundente placaje sobre el zaguero rival tras la patada de Manolo.

El duro: Martín “el chivo” Tedesco. Impresionante rendimiento el de Martín en el scrum. 80 minutos de alto rendimiento en la conquista y en el juego cerrado y una autentica pesadilla para la primera línea contraria en cada melé.

¡Vaya día!: Fran Soriano. Aunque no falló en su habitual cita con el ensayo, su carrera final no acaba de compensar un partido con numerosos errores y despistes. Ha tenido días mucho mejores.

Leave us a reply

Club de Rugby Complutense Cisneros pasaría la prueba de Stephen Fry gracias al almacenamiento en caché de WP Super Cache