#LavisióndeVinuesa Complutense Cisneros 60 –10 Bizkaia Gernika

DSC_0379

Partidos como el del domingo en el Central alimentan la ilusión de todo el Club de cara a la primavera. Definitivamente, este equipo tiene a su alcance metas que hace poco parecían reservados a otros clubes, a otros equipos. Son tiempos para la ilusión y el optimismo.

En una apacible y soleada mañana, el Complutense Cisneros se dio un homenaje reparador, una sesión de reafirmación y autoestima que necesitaba, después del duro varapalo de la semana anterior en las semifinales de Copa. El rival tenía mucha más entidad de la que el resultado final pueda llevar a pensar. Comparecía Gernika en el Central en octava posición de la tabla, pensando en una victoria que le acercara a puestos de play off. Y el Colegio llegaba con las obligadas dudas que genera una derrota dolorosa. No es fácil recomponerse anímicamente después de dejar escapar una ocasión histórica.

Logró el Colegio aparcar sus dudas y empezó el partido enchufado. Dominador y agresivo, el equipo se puso pronto con ventaja en el marcador. Un par de golpes de castigo (solo uno pasado entre palos), y un ensayo de Cano transformado por Girao ponían el 10-0 en el minuto 12 de partido y daban muestra de la superioridad colegial. Pero tras sumar esa cómoda ventaja inicial, se destensó el juego del Complutense Cisneros, que empezó a hacer las cosas sin la debida atención. Un punto distraído en defensa, impreciso en la touche e irresponsable con el balón, el XV azul y azul daba aire a un rival que, muy atento, se afanaba por sacar partido de la falta de tensión de los locales.

La defensa colegial solo daba su mejor nivel en la veintidós propia. En el resto del campo, faltaba solidez. Los basurdes cruzaban el campo, de veintidós a veintidós, ante esa desidia defensiva del Colegio. A ello se sumaba los problemas de Complutense Cisneros en la conquista. Ni en melé ni en touche estuvieron cómodos los colegiales, que sin una buena obtención, no podían acumular posesión y se exponían al toma y daca en el que se había convertido el partido. El juego transcurría sin dueño, y el oval iba de una zona de veintidós a la otra, en un discurrir un tanto alocado.

En el 16, desde una touche en la veintidós colegial, la delantera de Gernika se impuso a los locales y logró la primera anotación vizcaína. No convirtió el pateador y el marcador quedó en 10-5.

Siguió el balón yendo y viniendo sin que ninguno de los equipos fuera capaz de imponerse. A los de verde y negro parecía que no les alcanzaba para mandar, mientras que los de azul y azul no parecían querer hacerlo.

En el 27, tras una buena carrera de Manu Sainz Trápaga, desde su propia línea de veintidós, una infracción defensiva de los vascos permitió a Tiago estirar la ventaja. 13-5. Seguía al tran trán el Colegio, y en el 33, en una nueva touche imprecisa cerca de la veintidós basurde, quedó el balón suelto más allá de la línea de 15 metros, lo agarró Ángel López, que se lanzó en vertical hacia la zona de marca por un pasillo que, involuntariamente, contribuyó a abrir el árbitro, entorpeciendo la presión defensiva vizcaína. Sin apenas oposición, plantó Ángel bajo palos. La conversión de Tiago supuso el 20-5.

Pero Gernika seguía creyendo en sus opciones en el partido y la tibieza defensiva del Colegio alimentaba su fe. Cerca del descanso una nueva incursión vizcaína les dio la opción de ir a palos para recortar. El balón golpeo uno de los postes y volvió al campo. En su estado disipado, el Colegio dejó botar el balón, se complicó la vida y acabó concediendo una melé a cinco metros a los vascos. Se levantó el octavo basurde con el oval de la melé, superó la defensa colegial y plantó lo que sería el 20-10 con el que se llegó al descanso. No defiende bien Complutense Cisneros esas melés cerca de su zona de marca.

El partido seguía abierto tras esos primeros cuarenta minutos de rugby flácido e insulso intercambio de golpes. Pero tras el descanso todo cambió. Arrancó Gernika decidido a ir a por el partido. Con el primer balón atacaron los vascos, se volvieron a encontrar con las facilidades defensivas del Colegio y entraron hasta la cocina. Un avant salvó a los locales, pero en la melé volvieron a perder la posesión. Logró finalmente Complutense Cisneros sacudirse la presión con un gran robo de Villanueva en una touche a 10 metros de marca.

Y justo entonces, cuando parecía que el partido iba a seguir por el mismo anodino discurrir de la primera mitad, se despertó el Colegio y se acabó Gernika. Como el león que se despereza, aburrido y cansado, y en cuestión de segundos acaba con el adversario que pretendía hacerle frente, Complutense Cisneros pasó por encima de su rival y lo despedazo. En apenas 13 minutos, los que transcurrieron entre el 5 y el 18 de la segunda parte, el Colegio anotó cuatro ensayos. Cano, tras una patada a seguir de Mota, Tudela, tras superar en el uno contra uno al ala rival, Cano de nuevo, en su tercera marca del partido, tras una soberbia aventura individual, y Tudela, en un larga jugada que él mismo inició arrancando desde su propia línea de veintidós, pusieron el 48-10 en el marcador.

Con Gernika totalmente desbordado y entregado, llegarían aún otras dos marcas colegiales, por medio de Paquito Hernández, culminando una excelente jugada de José Luis del Valle y de Ángel López, tras fintar a la defensa dentro de la veintidós basurde.

Aún tuvo tiempo Gernika de buscar un nuevo ensayo que redujera la impúdica brecha que se había abierto en el marcador, pero el Colegio se mostró suficientemente recio y no flaqueó en defensa. Finalizó así el partido con la mayor diferencia en el marcador en esta nueva etapa del Complutense Cisneros en División de Honor.

Jugaron por el Complutense Cisneros:

1.Cesar de Sande; 2.Iker Monge (Pablo Hayali40’); 3.Guillermo Espinós; 4. Guillermo Molina (David Carretero 57’); 5.Matias Cabrera; 6.Iñaki Villanueva (Santiago Fernández Varone 67’); 7.José Luis del Valle; 8.Tiago Girao (Martín Fernández Varone 57’); 9.Manu Niño; 10.Ángel López; 11.Manu Sainz Trápaga (Matías Tudela 45’);12. David Mota; 13.Juan Cano (Mariano Alonso 57’); 14.Fran Soriano; 15. Paco Hernández.

El crack: Juan Cano. Lideró la ofensiva colegial y anotó 3 de los 8 ensayos del equipo. Imparable con el balón en las manos, destrozó la defensa rival cada vez que tuvo ocasión.

El dandy: Matias Tudela. Prestarse a jugar con el Club en medio de sus largos compromisos con las selecciones de XV y VII es un gesto que le honra y que demuestran su compromiso con el equipo. Su entrega y los dos ensayos en 35 minutos dan fe de que no jugó para cubrir el expediente.

¡Vaya día!: Guillermo Espinós. Viéndole en el tercer tiempo, enfurruñado y protestando por todo, como si estuviera representando el papel de Juan Pedro, cualquiera diría que acababa de capitanear al Club en su mejor resultado en décadas en División de Honor.

El duro: Matías Cabrera. Enorme partido del chileno. Omnipresente y contundente, semana a semana crece su aportación al equipo.

 

 

Leave us a reply

Club de Rugby Complutense Cisneros pasaría la prueba de Stephen Fry gracias al almacenamiento en caché de WP Super Cache