#LaVisióndeVinuesa Complutense Cisneros 21 –20 Hermi El Salvador


IMG_6057

Sábado grande en el Central, con el Club volcado desde primera hora de la mañana en la organización del torneo Orange Rugby Challenge de la FER y noche histórica en el Mayor, pues el primer equipo se acostaba segundo de División de Honor tras vencer por la mínima a El Salvador en un partido intenso, duro y emocionante.

Recibir a El Salvador en el Central supone siempre un partido especial. No en vano, es el club que ha dominado el rugby español en la últimas dos décadas. Hacerlo estando por encima de ellos en la clasificación es un enorme orgullo y reflejo de la extraordinaria temporada que viene haciendo el equipo. Derrotarles en buena lid, después de un choque vibrante e igualado, delante de la afición colegial, para cerrar un inmejorable día de rugby, fue, simplemente, inolvidable.

Empezó el Chami con ventaja de campo. Con el sol y el viento a su espalda, supo jugar los primeros minutos con los elementos y metió en problemas de inicio al Complutense Cisneros. Pronto dispuso de una ocasión para sumar. Un retenido de Mota tras una contra después de recibir una patada le dio a los castellanos la ocasión de sumar 3 puntos en el minuto 3, pero el pateador no acertó. Sí lo hizo poco después, en el 5, tras una larguísima fase de ataque chamiza en la zona central del campo, en la que un fuera de juego acabó por estropear un excelente ejercicio defensivo colectivo del Colegio. 0-3. Ese primer ataque largo de El Salvador puso de manifiesto la solidez azul y azul en defensa y el coste que, en partidos como éste, tienen la indisciplina y las pérdidas de atención.

Las patadas arriba eran un problema para la tercera cortina colegial. En el minuto 8 un up&under defensivo de Sempere buscando a Tudela se complicó al perder éste último, cegado por el sol, de vista el balón, que botó descontrolado y a su espalda para acabar en manos del propio Sempere, que solo tuvo que correr con él para plantar en marca. 0-10-

Cobró el Chami una sólida ventaja inicial a base de oficio, como debe ser, tratándose de un equipo con ese bagaje competitivo. No pintaba bien el partido para Complutense Cisneros en esos primeros minutos, y la cosa se complicó aún más cuando Mota salió maltrecho tras un encontronazo y estuvo durante varios minutos en duda su continuidad en el partido. Con catorce jugadores sobre el campo, el Colegio lanzó una touche larga en su propia veintidós. El balón se fue largo y boto detrás de la formación. El delantero castellano que cerraba el alineamiento se apoderó de él y se lanzó en carrera hacia el ensayo. Llegó entonces el placaje salvador de Boccardo que evitó lo que hubiera sido un arranque calamitoso para los locales. Con problemas en touche, con el sol y el viento de cara, Complutense Cisneros se limitaba a defenderse y a esperar a que amainara el temporal.

El partido lo cambio Manu Niño, que cuando peor pintaba para su equipo se atrevió a salir jugando por el cerrado desde su propia veintidós. Se apoyo en Sainz Trápaga, que avanzó junto a la cal hasta medio campo, y allí el Chami cometió una infracción defensiva. Niño volvió a jugar rápido y provocó una nueva infracción que puso a su equipo en un saque de lateral en la veintidós chamiza. Era el minuto 18 y Complutense Cisneros empezaba a dar señales de vida. Atacó desde esa touche y provocó un golpe de castigo de los de negro centrado sobre la veintidós. Tiago lo pasó y recortó 3 puntos. 3-10.

Los locales habían despertado y, aun con el viento en contra, dominaron lo que restaba de primera mitad. Valiente y agresivo, Complutense Cisneros llevó la iniciativa, merced a su mejora en touche y a la verticalidad en su ataque. Cobró protagonismo Mota, que aún renqueante por el golpe en el gemelo, fue una pesadilla para los centros rivales. En el 26 y en el 29 acarició el ensayo el Colegio, pero no fue hasta el minuto 31 cuando finalmente, y después de un largo asedio de la delantera, Cesar de Sande culminó la ofensiva posando el marca. La conversión de Tiago niveló el partido. 10-10.

Complutense Cisneros suplió con actitud y ambición su falta de orden y su imprecisión, para acabar la primera parte con el marcador equilibrado a pesar de jugar contra el viento y con el molesto sol de cara.

La segunda parte empezó con una buena contra del Chami a una patada defensiva del Colegio. Batieron los vallisoletanos la presión colegial por el exterior y llegaron hasta las inmediaciones de la veintidós contraria, donde una infracción defensiva les permitió volver a sumar por medio de un puntapié a palos. 10-13.

Tras esa concesión temprana, Complutense Cisneros retomó el mando del partido y acaparó la posesión y la iniciativa en el juego durante largos minutos. Un up&under de Fran y la posterior presión de Boccardo provocó un retenido chamizo a 30 metros de palos en el minuto 5. Tiago equilibró el partido. 13-13. En el 9, en un nuevo ataque colegial que se aproximaba a la veintidós rival, una nueva infracción de El Salvador permitió a Tiago poner a su equipo por delante en el partido por primera vez. 16-13. Quedaban 30 minutos y Complutense Cisneros parecía mucho mas entero y capaz que su rival. En el minuto 14, desde una touche en la veintidós chamiza, Mota cortó a contrapelo y llegó hasta apenas un par de metros de la línea de marca. Llegó tarde el apoyo y el árbitro cobró retenido.

Parecía que el Colegio podía cerrar el partido en cualquier momento, pero Hermi El Salvador es un equipo de verdad, de los que saben aguantar, esperar esa oportunidad que siempre llega y, en ese momento, sacar lo mejor de si mismo. Y eso ocurrió en el minuto 21. Hayali cometió un golpe de castigo absurdo en un contraruck en la zona central del campo, lo que permitió al chami ir a lateral cerca de la veintidós azul y azul. Desde la touche atacaron muy bien los de negro y llevaron el balón a su ala, que se encontró con un cómodo pasillo por el que llegó hasta marca. Él mismo convirtió para retomar el mando para su equipo: 16-20 en el marcador con algo menos de un cuarto de partido aún por jugar.

Tras unos breves minutos de desconcierto y ansiedad (pidió el Colegio ir a palos desde su propio campo, en una patada del todo improbable, en el minuto 25), supieron los locales ajustarse a su receta y aplicarse en jugar rápido en campo contrario para hacer mella en un rival al que se notaba cansado. En el 31 rompió Fran por el centro en una meritoria jugada de la línea colegial, y avanzó hasta bien adentro en la veintidós chamiza. Allí fue derribado, sus compañeros reciclaron con premura el balón y Niño jugó rápido, como mandan los cánones, buscando la ventaja numérica en el abierto. Movió el balón bien la línea hacia el abierto y cuando el ensayo parecía ya hecho, Tudela pecó de generoso y dio un pase a Nacho Martínez para que éste ensayara junto a la bandera, pero Nacho pensó en plantar antes de agarrar el oval, y como suele ocurrir en esos casos, el balón acabó en avant.

Era un golpe tremendo. Dejar escapar una oportunidad como ésa podía haber pasado factura al equipo. Pero no se resintió anímicamente el Colegio, que siguió instalado en la veintidós de un rival fatigado que se mostraba incapaz de sacudirse el asedió azul y azul. Por fin, en el minuto 34, y de nuevo desde el trabajo cerrado de la delantera después de una touche a 5 metros de marca, llegó el segundo ensayo de la tarde para Complutense Cisneros. Del Valle posó. 21-20. Tiago se resbaló al ir a transformar y falló la patada.

Quedaban apenas a 5 minutos, y en ese tramo final El Salvador le dio toda una lección de oficio al Colegio. Mucho más cansado y sin apenas recursos para superar a la defensa azul y azul, los castellanos tuvieron paciencia y atacaron desde su propio campo en espera de esa posible infracción que les facilitara las cosas. Y esa infracción acabó llegando. Un fuera de juego del todo innecesario después de una larga secuencia de fases de ataque bien defendida por Complutense Cisneros permitió al chami ir al lateral sobre la misma línea de veintidós del Colegio. Y en la touche posterior vino un nueva muestra de bisoñez colegial. Carretero se colgó del brazo de su par tras perder la disputa del lanzamiento y lo derribó.

El golpe era flagrante y la patada para convertir en puntos la infracción y ganar el partido, ciertamente accesible para el pateador chamizo. Pero con el viento en contra, el balón acabó desviándose y golpeando en el poste. Pudo haber ganado perfectamente El Salvador, pero tal vez quiso la fortuna premiar al equipo que más lo había intentado, al que más había arriesgado y al que con más determinación había buscado la zona de ensayo rival durante los 80 minutos de partido.

Jugaron por el Colegio:

1.Cesar de Sande (Carlos Bachofer 74’); 2.Pablo Hayali; 3.Guillermo Espinós; 4.David Carretero; 5.Matias Cabrera (77’ Enrique Linaza); 6.José Luis del Valle; 7.Guillermo Molina (Martín Fernández Varone 72’); 8.Tiago Girao; 9.Manu Niño; 10.Juan Boccardo; 11.Manu Sainz Trápaga (Juan Antonio de Soto 77’); 12.David Mota; 13.Nicolás Guiditta (Nacho Martínez 49’); 14.Fran Soriano; 15.Matias Tudela

Iker Monge y Ángel Calle completaban la convocatoria.

El crack: David Mota, que a pesar de su maltrecho gemelo tras el golpe recibido en los primeros minutos, se jugó un partido impresionante, con un buen puñado de espectaculares acciones de enorme mérito.

El dandy: Todos los padres y demás voluntarios que desde primera hora de la mañana estuvieron trabajando en el Central para que el Torneo Orange Rugby Challenge de la FER que organizó el Club fuera un enorme éxito organizativo.

¡Vaya día!:A los 3 titulares que habían jugado el viernes con sus facultades las semifinales del torneo de la UCM, por no valorar en su justa medida lo que tienen entre manos y exponerse a echarlo todo a perder por un malentendido e irresponsable sentido del deber.

El duro: Juan Boccardo, que respondió con solvencia y contundencia cada vez que la ofensiva chamiza optó por entrar por su canal. Gran rendimiento defensivo del joven apertura colegial.

 

Leave us a reply

Club de Rugby Complutense Cisneros pasaría la prueba de Stephen Fry gracias al almacenamiento en caché de WP Super Cache