#LavisióndeVinuesa Bizkaia Gernika RT 16 – 32 Complutense Cisneros

 

Foto: gernikarugby.com

Foto: gernikarugby.com

Lo mejor del viaje a Gernika no fue la victoria con bonus. Lo mejor fue la solvencia y la consistencia que mostró el equipo a lo largo de un partido que resultó más exigente y complicado de lo que pudiera llevar a pensar el tanteo final.

Tras encadenar tres derrotas en la jornadas precedentes, se jugaba mucho crédito el Colegio en Vizcaya, y lo hacía en una plaza complicada. No es Urbieta, ni mucho menos, un campo en el que se hagan concesiones al rival.

Gernika, que llegaba igual de presionado al partido que Complutense Cisneros, dominó de inició. Con el plus de intensidad del que juega en su casa, apretó en defensa, jugó con mucho criterio con patadas profundas y logró disputarle el balón al Colegio en el saque de lateral, algo que pocos rivales han conseguido en los últimos años. Sin apenas posesión, los de azul y azul empezaron el partido defendiendo en su campo, y pisando con demasiada asiduidad la veintidós propia. Incapaz de llevar la iniciativa, supo el Colegio en ese primer tramo de partido guarecerse atrás, aplicarse en el placaje y esperar a que llegara el error del rival. Y éste llegó.

En el minuto tres interceptó Tudela un balón cuando los vascos apretaban de verdad y logró avanzar hasta campo contrario, pero no gestionó bien la ventaja el Colegio y dejó escapar una excelente oportunidad para abrir el marcador. Siguieron los locales a lo suyo, exigiendo a la defensa colegial y empujándola hacia su zona de marca. En el minuto 11 fue Ángel López el que, de nuevo, interceptó un balón a escasos cinco metros de marca, cuando el primer ensayo de los vizcaínos parecía inminente. Esta vez nadie se interpuso en el camino del apertura colegial, que atravesó todo el campo para plantar entre palos. 0-7, tras 10 minutos sufriendo en campo propio. Como si tuviera un espejo enfrente, el Colegio veía a un rival que pasaba por unas circunstancias que suelen ser las suyas: acaparar posesión y dominio territorial e ir por detrás en el marcador.

A punto estuvo Complutense Cisneros de ampliar su ventaja inmediatamente después. Un placaje ganador de Macky (sorprendente por lo poco que se prodiga en este lance el andaluz), propició una recuperación del oval para el Colegio, un rápido contraataque y una situación de enorme peligro que quedó en nada al pisar levemente Paco la línea de lateral tras superar al ala rival.

Había logrado Complutense Cisneros liberarse de la presión inicial de un rival que achacaba el golpe siempre doloroso del ensayo inesperado. Vinieron minutos de dominio azul y azul. En el 16 amplió la ventaja el Colegio mediante un golpe de castigo pasado por Tiago tras una valiente penetración del propio portugués. 0-10.

Pero no fue capaz el Colegio de prolongar el momentum, y Gernika retomó, poco a poco, el mando de la situación. Con ventaja en el marcador, relajó la atención levemente el XV azul y azul y empezaron a aparecer las infracciones innecesarias y algún error no forzado, que favorecieron la recuperación anímica de un rival que, poco a poco, volvió a instalarse en veintidós contraria. Apareció en esos minutos el liderazgo defensivo de un pletórico Tiago, pero le faltó rigor al equipo. Un golpe de castigo frente a palos permitió a Gernika descontar en el 23, 3-10.

Poco después Paco contraatacó tras una patada profunda de los vascos y, como suele ser habitual en él, se la jugó. Imaginó la jugada y, en lugar de poner el balón al fondo, se marcó un globito corto por encima de la primera línea de presión rival. Ganó el balón detrás de la defensa, pero en el desorden posterior, aun en campo propio, el Colegio cometió una infracción para conservar la posesión. De ese balón perdido, vino el ensayo rival. Es el problema de tener un zaguero con tan baja aversión al riesgo.

Atacó Gernika de primera fase con su línea a 30 metros de marca y un error defensivo entre los centros colegiales dio lugar al ensayo que subía el empate en el marcador. 10-10 en el 26.

Fueron los peores minutos del Colegio en todo el partido. Los vascos, confiados en sus opciones y espoleados por su afición, atacaron con determinación y monopolizaron el juego en ese tramo final de la primera parte. Dos anotaciones, un golpe de castigo pasado entre palos en el 30 y un drop convertido por el zaguero basurde cuatro minutos después pusieron el 16-10 con el que se llegó al descanso. Esas dos anotaciones, esos seis puntos concedidos fueron, paradójicamente, uno de los mayores logros, si no el mayor, del Colegio en el partido. Por primera vez en la temporada, fue capaz Complutense Cisneros de mantenerse erguido ante la adversidad, de no bajar la guardia y de minimizar las pérdidas ante el vendaval de un equipo que se vació en esos minutos para alcanzar una renta exigua. Partidos como el del sábado en Gernika se ganan sabiendo sufrir, cuando toca sufrir.

En la reanudación el partido cambió por completo y solo tuvo un dueño. Los 22 puntos anotados por Complutense Cisneros en la segunda parte fueron una renta escasa para la diferencia de fuerzas mostrada por ambos equipos tras el descanso. El Colegio, mucho más entero físicamente, y con un aporte desde el banco de mayor solvencia que el de su rival, despachó el partido con holgura y llegó incluso a disfrutar con largas secuencias de juego a la mano.

Gernika se fue apagando poco a poco. Empezó la segunda parte con alguna opción seria de anotar, ante los problemas del Colegio en touche. Pero el campo se iba inclinando por momentos hacia su zona de ensayo. En el 11 contraatacó la tercera cortina colegial desde su campo una patada defensiva de los vizcaínos. Llegó el balón a Sainz Trápaga en el abierto, y éste se lanzó decidido a por el ensayo. Rompió dos placajes y alcanzó la zona de marca. Cumplió Manu con creces en esa jugada con lo que el equipo necesita de él. Tiago pasó la conversión y puso de nuevo al Colegio por delante. 16-17.

Tres minutos después, con el XV colegial empezando a sentirse cómodo en el campo, Cano rompió por el centro en una buena arrancada, encontró pronto el apoyo de Del Valle que jugó con Manu, y éste, finalmente, con Paco que plantó en la esquina. Tiago no pasó la conversión, pero el choque se estaba rompiendo definitivamente. 16-22 a falta aún de 26 minutos.

Poco después, en una nueva internada colegial en campo contrario, una infracción defensiva local permitió a Tiago pasar entre palos una lejana patada que supuso el 16-25. Vino a continuación el último estertor de Gernika, que se aproximó a la veintidós azul y azul, y obtuvo como rédito una infracción defensiva centrada y a menos de 30 metros de palos. No acertó el pateador local y se les acabó ahí definitivamente la munición a los vascos.

En la siguiente jugada, volvió a atacar el Colegio desde una touche en medio campo, rompió de nuevo Cano la defensa por el centro y volvió a aprovechar bien el equipo la ventaja por fuera. Esta vez fue Ayala el que culminó la jugada plantando bajo palos el cuarto ensayo, el que cerraba el partido y otorgaba el bonus. Tiago pasó entre palos la conversión para el 16-32 definitivo.

Quedaba aún un largo cuarto de hora de partido y bien pudo el Colegio engrosar su renta como hiciera, en similares circunstancias, Ordizia en el Central en la jornada anterior. Pero por motivos diversos, no fueron capaces los de azul y azul de sumar más puntos en un tramo final de partido en el que conservaron la posesión y jugaron en la veintidós basurde.

En definitiva, una victoria importante y una mejoría muy significativa en la prestaciones competitivas del equipo. Decía Machado “Al andar se hace el camino, y al volver la vista atrás, se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar”. Pues a ver si es verdad.

Jugaron por el Colegio:

1.Cesar de Sande (52’ Santi Fernández-Varone); 2.Pablo Hayali (66’Iker Monje); 3. Guillermo Espinós; 4. Guillermo Molina (62’Gustavo González); 5.Iñaki Villanueva; 6.José Luis del Valle; 7.Santiago Noriega (40’Paul Florea); 8.Tiago Girao; 9.Gabi Nogales (40’Manu Niño); 10.Ángel López; 11.Beltrán Carreras (62‘Álvaro Moreno “Choflas”); 12.Juan Cano; 13.Matias Tudela; 14.Manu Sainz Trápaga (52’Ander Ayala); 15.Paco Hernández

 

El crack: Tiago Girao. Tras cinco partidos de Liga, el desempeño del portugués amenaza con convertir esta mención en una innecesaria obviedad. Tal vez haya algún jugador mejor que él en esta Liga (yo aún no lo he visto), pero dudo que haya ninguno que honre el juego con semejante entrega personal.

El dandy: Paco Hernández. El sombrerito que se marcó en la jugada que acabó en el único ensayo del rival fue un alarde, tan innecesario y peligroso, como hermoso. Debiera Paco prestar más atención al rigor que a la estética, atender más al resultado que al juego.

¡Vaya día!: Ander Ayala. Se le pegaron las sábanas a Ander el día que volvía a la titularidad en esta concurrida línea colegial. Tendrá que esperar, al menos una semana más, para entrar de inicio en el XV.

El duro: Álvaro Moreno. En apenas un cuarto de partido tuvo tiempo Choflas de cerrar un par de puertas con su habitual contundencia. Un demoledor placaje ganador junto a la grada fue una de las acciones más celebradas a lo largo de la tarde por los que ocupábamos el banquillo colegial.

Leave us a reply

Club de Rugby Complutense Cisneros pasaría la prueba de Stephen Fry gracias al almacenamiento en caché de WP Super Cache