#LavisióndeVinuesa: Atlético de Madrid vs Complutense Cisneros

pacoplacaje

Atlético de Madrid 24 – 11 Complutense Cisneros

Se jugaban mucho los dos equipos el sábado en el Valle de las Cañas y la tensión con la que los jugadores afrontaron el partido impidió que se viera buen rugby. Fue un choque vibrante y entretenido en el que el equipo que menos se equivocó, el que estuvo más sólido, se llevó con justicia y holgura la victoria. El Colegio, que expuso y arriesgó más, pagó al final los errores cometidos en una primera parte claramente dominada y se vio luego derrotado por un rival que le superó en delantera.

El partido comenzó con una melé, tras un avant de los locales al recibir el saque inicial. La delantera rojiblanca dio la primera muestra de su superioridad y recuperó el balón por empuje. De mala manera empezó el partido el Complutense Cisneros, al que afectó ese primer golpe, que le dejó impreciso y equivocado por unos minutos. Pero no fueron los atléticos capaces de sacar ventaja de ese desorden colegial inicial. Apretó los dientes Complutense Cisneros en defensa y salió de su campo.

Pocos minutos tardó el Colegio en entonarse y en empezar a someter a su rival con una ofensiva dinámica que generó grandes problemas a la defensa atlética. En el minuto diez, una infracción defensiva de los locales permitió a Paco Hernández abrir el marcador al pasar entre palos un golpe de castigo dentro de la zona de veintidós.

Eran minutos de claro dominio colegial. Una nueva infracción defensiva de un Atlético de Madrid desbordado por el juego azul y azul llevó al Complutense Cisneros a una touche a escasos metros de marca en el minuto 15. Macky ganó el balón arriba pero no lo sujetó con suficiente fuerza y se lo arrebataron de las manos antes de formase el maul. Lo que parecía la primera ocasión clara para ensayar para los visitantes, quedó en melé para los locales.

Pero seguía mandando el Colegio. En el 18 volvían los azules a estar en la veintidós atlética y una nueva infracción defensiva les dio la opción de ir a palos. Esquinado y con el viento en contra, probablemente hubiera sido más sensato buscar la touche a cinco metros. Pero pidieron palos los complutenses y Paco Hernández falló la patada. Era la segunda incursión colegial en la veintidós atlética en apenas cinco minutos, y las dos fueron estériles.

Vino a continuación el primer latigazo atlético. Atacaba Complutense Cisneros desde su línea de 40 metros y Olivares puso un balón arriba para que lo cargasen sus centros. Ganó con solvencia el zaguero local el oval, y atacó el Atleti desde su campo. Presionó la defensa colegial, y el zaguero, de nuevo, apareció para cruzar una muy buena patada a favor de viento hacia la veintidós azul. Manu llegó el primero a por el balón pero, muy presionado por dos jugadores rivales, dudó. Demoró su decisión, que solo podía ser defensiva, y le dio a los dos rivales la décima de segundo necesaria para hacerle el lío. Derribado y aislado en su veintidós, a escasos metros de marca, perdió el balón. El Atlético, que llevaba quince largos minutos encajando, vio sangre en la herida y se lanzó con todo a atacar un balón que era ya medio ensayo. Un par de acometidas en el eje de los delanteros locales y poco o nada pudo hacer Complutense Cisneros para evitar el ensayo. La complicada conversión puso el 7-3 en el minuto 20.

El equilibrio de fuerzas de este primer cuarto de partido, y el correspondiente tanteo, pusieron de manifiesto dos de los elementos que acabarían por decidir el choque: la pegada del Atlético de Madrid en situaciones de ventaja, y la inconsistencia del Complutense Cisneros, incapaz de concretar en puntos su manifiesta ventaja en el juego.

Siguió el Colegio llevando la iniciativa y acaparando la posesión. Y siguió desperdiciando buena parte de su dominio en imprecisiones, errores de decisión y muestras de bisoñez. En el 26, en una nueva acometida azul y azul a la veintidós local, una nueva infracción permitió a Paco descontar 3 puntos y dejar el marcador en un apretado 7-6.

Poco después, en el 30, atacó Cisneros desde una melé en medio campo. Se levantó Noriega y ganó la línea de ventaja. Apareció inmediatamente Pahla y prolongó el avance, al que después dio continuidad Del Valle. La tercera línea colegial había encadenado tres secuencias en el eje con cerca de 20 metros de ganancia. Pero tardaron en llegar los apoyos y el árbitro cobró retenido a Del Valle y después añadió 10 metros a la sanción por unas palabras entre delanteros colegiales que interpretó que iban con él.

Así, el Atlético se encontró con un golpe de castigo a favor sobre su línea de 40 metros. Con viento a favor, el zaguero puso una excelente patada a cinco metros de marca y allí, su equipo dio, de nuevo, buena muestra de su solvencia. Ganaron la touche, lo intentaron con la delantera, el Colegio cerró bien los espacios en primer término, pero no defendió bien el ataque desplegado y permitió a sus rivales llevar el balón hasta el ala del abierto para que éste plantase en la esquina. De nuevo convirtió el Atlético el ensayo y puso el marcador en 14-6 en el minuto 32.

El resto de la primera mitad fue más de lo mismo. Nuevas muestras de cómo desperdiciar ventajas con pases malos, de cómo cometer errores innecesarios, de cómo dejar escapar un partido que pudo haber tenido un desenlace bien distinto si no hubiera habido semejante cúmulo de imprecisiones por parte colegial. Con el tiempo cumplido, una nueva infracción defensiva atlética permitió a Paco ir de nuevo a palos, pero el viento de cara le complicó una patada lejana, y con el 14-6 se llegó al descansó.

Contaba Complutense Cisneros con sacar ventaja del viento en la segunda mitad, tal y como habían hecho los locales en la primera, y remontar así el partido. Pero en ningún momento supieron o tuvieron ocasión de hacerlo. De hecho, la segunda mitad fue un despropósito desde su primer lance: Macky cometió avant al recibir el saque. Atacó el Atleti desde medio campo pero perdió la posesión al caérsele el balón al ala tras ser placado. En la siguiente melé, a favor del Colegio, el paquete Atlético volvió a hacer una demostración de fuerza, recuperó el balón por empujé, y con él, atacaron los locales con su línea. Dudó la defensa colegial, que presionó poco y mal, y llegó de nuevo el balón hasta el ala izquierdo que volvió a alcanzar la zona de ensayo. Falló esta vez la conversión el Atleti. 19-6 en el minuto 3 de la segunda parte.

El golpe fue mucho más duro en la moral del Complutense Cisneros de lo que reflejaba el marcador. El equipo, por primera vez en el partido, por primera vez en muchas semanas, se vio superado por el reto que tenía ante sí y dudó de sus fuerzas. La inferioridad en el scrum mermó la autoestima de una delantera que venía funcionando muy bien en ese lance del juego toda la temporada. Los dos ensayos que exigía el marcador se le hacían toda una montaña a un equipo inseguro y falto de argumentos a los que agarrarse. Quedaban aún muchos minutos, el viento soplaba a favor y las sensaciones del juego durante la primera mitad podrían haber sido argumentos para el optimismo. Pero los colegiales arrojaron la toalla con ese tercer ensayo atlético. A partir de entonces, el juego se equilibró. Los locales no ofrecieron nada nuevo. Si no lo habían hecho cuando les hizo falta, no cabía esperar alardes con 13 puntos de ventaja en el marcador. Complutense Cisneros, falto de la tensión necesaria, ya no era capaz de crear problemas a la defensa atlética. Los apoyos llegaban siempre demasiado tarde, a las carreras con balón les faltaba fe y el oval se descuidaba como lo descuida el que ya no le importa. Fueron pasando así los minutos, entre la suficiencia de unos en defensa y la incapacidad de otros en ataque. A cuarto de hora del final, acariciaron los de azul y azul el ensayo que les habría metido de lleno en el partido. Más por rabia que por acierto o buen juego, llevaron el oval a escasos centímetros de la zona de marca, pero les faltó la calma y el oficio que le sobra a su rival del sábado.

Con todo prácticamente decidido, a escasos 4 minutos del final, llegó por fin el único ensayo colegial. Fran culminó en la esquina una buena jugada colectiva. En lugar de buscar los palos para facilitar la transformación, plantó nada más entrar en marca. Paco erró la patada y la desventaja se mantuvo en el ámbito de lo imposible, con el tiempo por jugar: 19-11 en el minuto 77.

Pero el Colegio quiso más y salió jugando de su veintidós en busca de un nuevo ensayo. Santi Varone, que le puso la garra y el inconformismo que le faltó a otros muchos, estuvo también precipitado y equivocado y perdió dos balones valiosos. El último fue todo un regalo para el rival. Se encontró el Atleti con un balón en veintidós contraria y, por primera vez en toda la segunda parte, buscó con determinación el cuarto ensayo, el que le otorgaba el bonus. Y lo logró. Y así acabó el partido: 24-11.

Jugaron por el Complutense Cisneros: 1. Cesar de Sande (45’Santiago Varone); 2.Pablo Hayali (63’Carlos Bachofer); 3.Martín Tedesco; 4.Rafael Matt (61’Gustavo González); 5.Guillermo Molina; 6. Salvador Pahla; 7.José Luis del Valle; 8. Santiago Noriega (56’Íñigo Álvarez); 9. Gabriel Nogales; 10. Manolo Olivares (70’Pedro Sanz); 11. Manu Sainz Trápaga (Fran Soriano 56’); 12. Juan Cano; 13. Ander Ayala (Álvaro Moreno 56’); 14. Jorge Gorostiza; 15.Paco Hernández

Leave us a reply

Club de Rugby Complutense Cisneros pasaría la prueba de Stephen Fry gracias al almacenamiento en caché de WP Super Cache