#LaVisióndeVinuesa Atlético de Madrid 17 –13 Complutense Cisneros

Tuvo el partido del domingo en Tres Cantos un desarrollo entretenido, una entrega encomiable por ambos contendientes y un desenlace ajustado. Poco reproche cabe hacerle a un equipo que lo puso todo sobre el campo, que por momentos estuvo cerca de sus máximos, que se mantuvo siempre fiel a su manera de entender el rugby y que murió peleando, al límite de sus fuerzas, cerca ya del final del partido.

Comenzó Complutense Cisneros imponiéndose con claridad. Con una intensidad mucho mayor que la de sus rivales, los de azul y azul placaban en defensa con enorme contundencia y atacaban con acierto y velocidad. Superiores tanto por fuera como en el maul, tardó poco el Colegio en ponerse por delante. Antes del minuto 10, ya ganaba por 0-10, tras un ensayo de maul transformado y un golpe de castigo pasado entre palos por Tiago.

Fue en ese primer tramo del partido de claro dominio visitante cuando se decidió el choque. El Atlético, superado por completo, fue capaz de aplicarse para minimizar las pérdidas y, a la vez, desgastar a su rival con su tradicional receta en tales circunstancias. Hasta tres ocasiones claras tuvo el Colegio para sumar el segundo ensayo, pero su habitual falta de contundencia en situaciones de ventaja, y el oficio del rival, le dejó sin ese segundo ensayo que podría haber decantado el choque a su favor. Tiago marró también una patada que hubiera estirado la ventaja.

Un error de placaje cerca del final de la primera mitad puso a los rojiblancos bien dentro de la veintidós colegial. Una infracción innecesaria de Cano le llevó al sin bin con apenas cuatro minutos por jugar antes del descanso. Con uno más sobre la hierba, los locales tiraron de experiencia y de peso en la melé para anotar y reducir su desventaja justo al llegar al intermedio. 7-10.

El primer tiempo había sido una batalla durísima. El enorme desgaste físico del Colegio dejaba un rédito exiguo y un coste excesivo. Dos piezas claves del XV azul y azul cayeron cerca del final de ese primer tramo del enfrentamiento. Tincho y Mariano entraban para suplir a Santi Noriega y David Mota, que habían cuajado una excelente primera mitad. Mariano apenas duró cinco minutos sobre el campo pues, en el colmo de la desgracia, sufrió una lesión muscular en el primer lance de la segunda mitad.

El partido se reinició nivelado, y el Colegio aprovechó una infracción defensiva de su rival para estirar su ventaja con una buena patada de Tiago. 7-13 en el minuto 8. Pero según avanzaban los minutos, el equilibrio de fuerzas se iba desnivelando. Muy superior en la melé, el Atlético de Madrid fue metiendo el juego en la veintidós rival.

Pagó muy caro el Colegio la ausencia de un pie de garantías, de una patada capaz de sacarle de su campo, de darle algo de aíre que le permitiera respirar y recuperarse del enorme desgaste físico y mental al que se veía sometido por la acumulación de minutos defendiendo en su propia veintidós. Estuvo cerca de veinte minutos el equipo achicando agua, sufriendo en melé y vaciándose en defensa para evitar lo inevitable. Exhausto, golpeado y desorientado, el equipo del Complutense Cisneros puso sobre el campo todo lo que tenía y honró sus 70 años de historia con una impresionante demostración de sacrifico y entrega. Fue encomiable contemplar el desempeño del equipo en esos largos minutos de zozobra, su resistencia y su lucha frente a la adversidad, su empeño por evitar un desenlace aciago que se antojaba cada vez más inevitable.

Llegó por fin el ensayo del rival y su transformación supuso el 14-13 con 13 minutos aún por jugar. Fatigado y corto de argumentos, tuvo aún el Colegio un par de ocasiones en las que, cuesta arriba, se adentró en campo contrario. Pero el rival estaba más entero y a los de azul y azul les faltó claridad de ideas. Cerca ya del final, el árbitro consideró ilegal y peligroso un placaje de Cano sobre un rival y le mandó, por segunda vez en el partido, al sin bin. El Atleti pasó entre palos la patada para el 17-13.

Con un jugador menos sobre el campo, y sin apenas fuerzas, Complutense Cisneros tuvo un último ataque en campo contrario, un balón que pudo cambiar el signo del partido, pero los locales se defendieron bien y la cosa quedó con ese ajustado 17-13 final.

Jugaron por el Colegio:

1.Cesar de Sande (Santiago Fernandez Varone 60’); 2.Pablo Hayali (Iker Monge 70’); 3.Guillermo Espinós; 4.Guillermo Molina 5.Iñaki Villanueva (60’Gustavo González); 6.José Luis del Valle; 7.Santiago Noriega (38’ Martín Fernández Varone); 8.Tiago Girao; 9.Gabi Nogales (50’Manu Niño); 10.Beltran Carreras; 11.Fran Soriano; 12.David Mota (38‘. Mariano Alonso, 45’ Jorge Gorostiza); 13.Ander Ayala; 14. Manu Sainz Trápaga; 15. Juan Cano

Carlos Bachofer completaba la convocatoria.

 

Leave us a reply

Club de Rugby Complutense Cisneros pasaría la prueba de Stephen Fry gracias al almacenamiento en caché de WP Super Cache