#lascrónicasdeCapi – Un castigo excesivo para empezar el año

theta_olimpicob

Complutense Cisneros Theta 0 – Olímpico de Pozuelo B 39

Año nuevo y una nueva derrota. Otro saco de puntos para los de Gonzalo Benito, en la vuelta de Navidades. Pero a tenor de lo visto en el terreno de juego, fue la nula efectividad de los thetudos, la gran culpable de lo abultado del resultado.

Abrió la lata Olímpico por medio del pie, pasando un golpe centrado cuando apenas habían transcurrido 3 minutos de partido, porque pese a los buenos placajes, la indisciplina defensiva ya le había costado ser sancionado varias veces al Theta.

La respuesta del Theta fue rápida y en apenas dos minutos, dispuso de un golpe para igualar el marcador, pero Jesús marró la patada, que se marchó a la derecha de palos.

Estaba la contienda igualada, pese a que el Olímpico tenía más posesión. Y gracias a esta mayor posesión, en cuanto pisaron la 22 colegial, pusieron el primer ensayo gracias a un error defensivo.

Tras este revés, fue cuando mejor jugó el colegio. Más de veinte minutos estuvo el Theta jugando en campo contrario, disponiendo de hasta de tres ocasiones bastante claras de anotar, primero tras una jugada espectacular de continuidad por la banda con varios pases sobre placaje, luego un maul que se trabó a pocos metros de marca y posteriormente otra jugada por el ala, donde no se supo culminar. Y como esto es primera regional y no se puede perdonar, Olímpico consiguió recuperar la posesión, mandar el balón a 22 azul y tras una melé a su favor, anotar el segundo de la tarde, poniendo el 0-15.

Desde aquí al descanso, el encuentro se dirimió principalmente en el centro del terreno de juego, sin que ninguno de los equipos dispusiese de ocasiones claras de anotar.

Apenas transcurridos cinco minutos de la segunda mitad, un desliz  en la melé permitió al 8 rival marcharse y tras 40 metros, asistir a un compañero para poner otro ensayo en la cuenta de los de Pozuelo. El Theta pese al mazazo, volvió a la 22 contraria, de donde tras 10 minutos donde ni la suerte ni la efectividad estuvieron con los colegiales, se marchó de nuevo sin puntos.

Fue entonces cuando el rival rompió definitivamente el encuentro sumando dos ensayos más, que pusieron el 0-33 en el marcador.

Buscó el Theta entonces, con más corazón que cabeza, el ensayo del honor. Tuvo el Theta dos ocasiones más en el juego abierto y una touch a cinco metros, en la que se decidió no montar maul, pero que en el juego abierto tampoco progresó. Y finalmente, cuando el tiempo ya estaba cumplido, Olímpico robó la pelota, la jugó hasta la punta donde su ala corrió, aprovechando la descolocación thetuda para ensayar por última vez y poner el 0-39 definitivo.

El Theta no puede estar tanto tiempo en la 22 contraria y no anotar ni un mísero punto. De todos modos, como nota positiva, cabe destacar que el equipo mantuvo un nivel constante durante todo el encuentro. Y la semana que viene, nos visitará Alcobendas, habrá que dar otro paso más en la evolución.

El crack. Santiago Díez. En ataque, supo llevar la manija del equipo con calma y seso.  Como defensor, siempre derribaba, aunque pesase más del doble que él.

El dandy. Marlon Brabomalo. A sus clásicos movimientos de cadera evitando rivales, Marlon añadió el sábado una serenidad poco habitual en su juego.

El duro. Alex Álvarez. En escasos veinte minutos de juego, puso los placajes más duros y contundentes del encuentro.

¡Vaya día! Alejandro García. Aparte de los problemas con sus botas nuevas, Sego se golpeó la cabeza accidentalmente, tras lo cual por dos veces fue incapaz de ponerse de pie.

Jugaron por los thetudos: Miguel Ángel Cuartero, Richi Urech (Sergio de Frutos 60’), Jorge Farcas (Juan Antonio Nova 60’), Eduardo Martínez (Javier Muñiz 40’), Marlon Brabomalo, Francisco Javier García, Valentín Alonso (Alejandro García 50’), Gonzalo Benito, Mateo Ortega (Santiago Díez 40’), Borja Ortiz, Marcos Fdez Varone, Manfredi Giannoni (Alex Álvarez 60’), Alberto Fornell (Pablo Pérez 60’), Jesús Moratalla ©

Leave us a reply

Club de Rugby Complutense Cisneros pasaría la prueba de Stephen Fry gracias al almacenamiento en caché de WP Super Cache