#LascrónicasdeCapi: Theta vs C.R. Veterinaria

theta-veterinaria

Complutense Cisneros 31 – 20 C.R. Veterinaria

Me resultó raro estar en un partido del Theta en la grada, creo que nunca había estado en esa situación, si no estaba convocado o andaba lesionado aprovechaba ese fin de semana para bajar al pueblo a ver la familia carnal. Pero las cosas han cambiado y ahora intento aprovechar los fines de semana para ir a ver a mi familia oval. Y la verdad que me gustó, me encantó disfrutar del rugby en Paraninfo, y me encantó lo que vi el sábado. Voy a ponerme como técnico ingeniero de gradas y banquillos, pero solo por tocapelotas, para hacer crónica de lo acontecido.

Empezó el Theta con su enfermedad crónica, la jodida caraja, parecía que el horario de siesta había influido negativamente en la mente de estos jovenzuelos. Pero bien sabe que esto ocurre en el 90% de los partidos y ni los entrenadores anteriores ni Gonzalo, ahora, saben como actuar contra esto. Y aprovechó Veterinaria, esos clásicos de verde y negro, esta situación para dominar el partido en la primera mitad, con dos ensayos contundentes que ponían por encima al equipo visitante. El Theta no lograba despertar, la falta de colocación y las pocas ganas de atacar y querer el balón eran desesperantes. Desde la grada vivimos momentos de aburrimiento amenizados con el solecito. Menos mal que siempre se puede derivar en conversaciones folklóricas y llenas de risas, sobre todo para meternos con la gente. Veterinaria volvió a venirse arriba y aprovechando un error anotó el tercer ensayo. Parecía que el partido estaba sentenciado y que solo era cuestión de que cayeran otros 3 o 4 ensayos en la segunda mitad. Pero al igual que Moises abrió las aguas de los mares, se abrió el balón hacia la línea izquierda pasando de mano en mano hasta que dieron con las Manos del momento, las manos de el objeto de lujuria y desenfreno, el hombre de moda, el jugador con más pulmones que el coro del ejercito rojo, el gran Eduardo Martínez Miranda, a.k.a. Ca, que posó el balón cerca del banderín izquierdo. Este es su año, si ya pilló en la pasada feria de Abril no podía dejar el 2012 sin marcar su primer ensayo con la zamarra azul-azul en el Theta, y es que los Mayas ya han cambiado la fecha de su apocalipsis para que Capi pueda seguir triunfando en la noche y en los campos. Después, como anécdota, se transformo, pero como no dejaron patear a Capi pues tampoco es importante. Así que el marcador a escasos 10 minutos de terminar la primera mitad era de 7-15 favorable para los otros. Antes del pitido final de esta parte llegó otro ensayo para el equipo verde al que respondió Puertas, blindadas en este partido (que humor tengo jojojo) con un placaje contundente.

Al final se llegó con un 7-20 al final de la primera parte. El trainer and manager Gonzalo motivó a sus jugadores con su charla-coloquio pues parecía que en los últimos minutos la caraja había desaparecido. El Theta que comenzó la segunda parte fue un nuevo Theta, el que mola, el que baja bragas con chasquidos y cierra bares con chupitos. Se jugó a lo que se sabe, y la progresión de muchos jugadores dieron sus frutos, y a este servidor les sorprendió gratamente. Encarrilaron el partido con otro ensayo de los pegaditos a la banda, pero que suman puntos igual. Veterinaria empezó a verle las orejas al lobo y empezaron un desorden y un caos al ver la impotencia de no lograr sumar más puntos que los asumió en una caída en picado, casi poniendo en bandeja la remontada al equipo de acero azul. Se hicieron los cambios que nuestro mister creyó convenientes, solo uno en la primera línea, cambiando a Cámara por Richi mientras se mantenían los pesos pesados (con cariño) de Ferreras y Rubén. La tercera línea se vio envejecida por la salida de Isra y la entrada de Gonzalo y en cuanto a la línea entraron Jesus Moratalla y Arturo Delgado (entre otros), este último tomando el relevo del joven Sergio en el puesto de medio de melé (¿Dónde está nuestro Tenor? Que tiempos aquellos). Siguiendo con el juego la superioridad del Theta era clara, mientras que los veterinarios se acercaban en alguna ocasión a nuestra 22 volvían con las manos vacías. El Theta por su parte logro volver a ensayar y transformar colocándose a 3 puntos de la victoria. Después vino otro ensayo de Jesus  Moratalla que burló la defensa contraria en varias ocasiones escapando del zaguero con un contrapié y ensayando bajo palos lo que nos colocó a 4 puntos arriba confirmando la remontada que nadie había pensado al principio. El juego se puso a pedir de boca para los nuestros, que haciendo jugadas sencillas, de las que entrenan y abriendo hasta agotar campo para luego volver no daban oportunidad a un equipo rival carente de físico para aguantar el ritmo. Cuando quedaban escasos minutos para el pitido final en otra jugada de superioridad Pablo Pascual, yo me esperaba un drop pero otra vez me iré de un campo sin que cumpla su promesa (me voy a chivar a Espinós), posó el balón para colocar el colofón final a esta gran remontada. Tras el pitido final y el pasillo al rival se escuchó un atronador y efusivo Parabá con toda la razón y alegría que merece tras una épica remontada.

Y yo me fui con un sabor agridulce. Triste por no poder estar allí de corto pero alegre por ver a un Theta como nunca antes había visto y a todos los viejos y nuevos amigos. Sobre el tercer tiempo no puedo narrar porque tenía que regresar al exilio, pero parece ser que también fue digno de mención aunque de pocos recuerdos. Y no quiero olvidarme de que fue una pena no ver a Javi García y a Nacho López (el piloto llorica) jugar, los salmantinos fueron convocados con el Zeta a la misma hora pero lejos de nuestro querido y repudiado Paraninfo.

MAM Cuartero

Leave us a reply

Club de Rugby Complutense Cisneros pasaría la prueba de Stephen Fry gracias al almacenamiento en caché de WP Super Cache