#LasCrónicasdeCapi | Hasta el rabo todo es toro

Theta 31 – 32 Veterinaria

El silencio inundaba el vestuario, los nervios atenazaban los estómagos, los rostros reflejaban la entidad de la batalla que se avecinaba. Una grada atestada de gente y banderas recibía a los dos equipos.

Toda la tensión, toda la concentración se desataron como un ciclón sobre el verde de Puerta de Hierro y en la segunda jugada, Jesús buscaba el hueco en el cerrado y lo encontraba. Apenas tres minutos después, el balón llegaba a la punta donde Miyagi se metía en marca. Pero igual de arrollador fue el inicio, como de grande el batacazo posterior. El rival se repuso e igualo la contienda, con un Theta indolente en defensa, en los siguientes 10 minutos.

Pese a los problemas que estaba teniendo el equipo colegial, se consiguió otra nueva marca, cuando se alcanzaba el ecuador de la primera mitad para volver a ponerse por delante. Y a partir de este ensayo, el encuentro entró en una fase de impasse. Por un lado, el Theta dominaba los laterales mientras en las fases estáticas la situación era de igualdad, por el contrario, en el juego abierto, la manija era para los rivales.

Mientras la lluvia empezaba a hacer acto de presencia, la grada seguía voceando y cantando como había hecho desde el principio del encuentro y no se detendría en ningún momento del partido, salvando los tiros a palos.

Justo antes del descanso, Veterinaria desarboló la defensa colegial y tras unas pocas fases en 22 azul, el balón llegaría al ala contrario que no tenía oposición ninguna y ensayaba. El encuentro se marchaba al descanso con el luminoso reflejando un 19 en la cuenta de ambos equipos. Empate técnico a los 40 minutos, sólo restaba mejorar e intentar llevarse el gato al agua.

La lluvia comenzó a arreciar en Puerta de Hierro mientras los dos mejores equipos de la 2ª regional seguían batiéndose el cobre, con el juego que continuaba desarrollándose en el centro del terreno de juego, sin un dominador claro.

Entonces, tras muchos minutos de equilibrio inquebrantable y una tarjeta amarilla para un pilar de Veterinaria, el apertura rival desbordó a una inoperante tres cuartos thetuda y marchó bajo palos. El cariz que tomaba el encuentro se debatía entre la épica y la catástrofe. El Theta no daba síntomas de poder darle la vuelta, sin embargo, era uno más en el campo y apenas unos minutos después, otro jugador rival vería la amarilla. Tras esa segunda amarilla, Marcos aparecería entre los tres cuartos para ensayar y dar aliento a un deprimido Theta. Pero la actitud no era la adecuada y el rival disponía de un golpe centrado que no dudaban en pasar entre palos.

El tiempo corría en contra de los intereses del Theta y sus síntomas eran preocupantes, 5 puntos separaban a ambos conjuntos pero Veterinaria mostraba mayor empaque y dominio.

Pero cuando todo parecía perdido, el Theta entró a la 22 contraria, donde Jesús sacó la chistera y encontró el hueco, con un pase colgadito para Marcos, que se iba bajo palos para que el propio Jesús pasase la patada entre palos. Todo había cambiado de color y la euforia inundaba a los colegiales. Sólo había que mantener la posesión durante 2 minutos.

Pero esa euforia hizo demasiada mella en un equipo que cedió la posesión casi de inmediato. Tocaba sufrir y recuperar el oval. Los segundos parecían horas y tras varias melés y un lateral, el tiempo tocó a su fin. Recuperó el Theta el oval y entonces, cuando más sangre fría y temple hacía falta, la mala comunicación entre delanteros y medio de melé llevaban al equipo a hacer un innecesario pick de más que terminaba con un retenido, que el apertura rival no perdonaría y pasaría entre palos, para mandar al traste la remontada colegial.

El título no pudo ser refrendado de la mejor posible y tocará esperar a la semana que viene y ganar a Getafe para que el Theta certifique el título liguero y el ansiado ascenso.

El crack. Aitor Chasco. De vuelta a la tercera línea, fue de los pocos que mostró la contundencia necesaria.

El dandy. Marcos de las Cuevas. Autor de los dos ensayos de la remontada, apareció cuando más hacía falta.

El duro. Gonzalo Benito. Su fornido pecho resistió un gran pisotón.

Jugaron: Joaquín Cueto, Igor Pinel, Rubén Martín, Mario Mtez. Zurbano, Eduardo Martínez, Aitor Chasco, Antoni Pujol, Gonzalo Benito ©, Ignacio Escobar, Jesús Moratalla, Fausto Nieto, Mariano Martín, Nicola Melchiorre, Álvaro Encinas y Marcos de la Cueva. También jugaron: Alberto Pajares, Jose Zaforteza, Tinerfe Martín, Álvaro Gómez, Borja Jarque, Marcos Pipaón y Pedro Pons.

Share Now

Related Post