#LavisióndeVinuesa: Salvador vs Cisneros

salvador_cisneros

Cetransa El Salvador 26 – 20 Complutense Cisneros

Lo tuvo cerca. Lo acarició incluso con las manos el Colegio, pero no pudo ser. Tras un partido intenso y exigente, a tan solo cuatro minutos del final, ganaba Cisneros en Valladolid. Pero al final, como suele pasar en nuestro deporte, se impusieron las más elementales leyes de la física, y la delantera más poderosa acabó decantando un choque igualado y divertido.

Empezó el Colegio bien plantado en defensa. Estaba claro que el rival iba a exigir un gran desempeño defensivo de todo el equipo, y el grupo estuvo a la altura. Se mostró seguro Cisneros en las primeras acometidas de los locales e incluso, dispuso de varios balones con los que atacó con determinación y criterio. En el minuto 5 Ander, viniendo desde la posición del 13, atravesó la defensa chamiza en diagonal, a contrapelo, fijó al último defensor y pasó a Herme, que le apoyaba por fuera, y que no pudo agarrar un balón que era ya más que medio ensayo. Poco después, en el 6, un nuevo ataque azul y azul volvió a entrar en la veintidós local, provocó una infracción defensiva y, jugando con ventaja, Ángel cruzó una patada buscando a Gorostiza en el abierto. Jorge no llegó por poco, y el árbitro anuló, sorprendentemente, la ventaja, decretando lateral para los locales. Es el tema de las ventajas y su aplicación algo que el arbitraje español se debería hacer mirar.

Pero insistió el Colegio en su ataque y tuvo una nueva posesión larga en campo contrario. Con ritmo y con ideas, Cisneros encadenaba fases y avanzaba hacia la veintidós rival cuando a Paco le pudo la ansiedad y se jugó un drop desde 30 metros que no entró entre palos. En ese momento, era evidente que el juego visitante ponía en aprietos a los locales, que sufrían ante la velocidad y la movilidad azul y azul.

Le tocó entonces a El Salvador dar la réplica, y avanzó hasta la veintidós colegial, dónde una infracción en la conservación del balón devolvió la posesión a Cisneros. Y en ese momento vino uno de los detalles que, a la postre, definirían el partido. Ángel López buscó el lateral con el pie, pero el balón no salió del campo y los locales contraatacaron, volviendo a asediar la veintidós azul. Se produjo entonces uno de los pocos errores de placaje de Cisneros, y un centro rival atravesó la defensa azul y azul para posar entre palos el primer ensayo. 7-0 en el minuto 14

El partido tenía ritmo y un elevado nivel de contacto. El arbitraje, poco intervencionista,  favoreció el espectáculo y permitió que la temperatura de las disputas compensará el terrible frío del invierno vallisoletano. La delantera chamiza dominaba la conquista. Sufría la melé colegial como pocas veces ha sufrido éste año. Tampoco en touche estuvo cómodo Cisneros. Cada saque de lateral era un suplicio para una delantera que acostumbra a manejarse con solvencia en esa lid. El potente maul castellano castigaba a la delantera visitante cada vez que se le presentaba la ocasión. Pero el Colegio supo usar sus bazas y niveló el choque con una propuesta valiente. Más acertados que los locales en el juego a la mano, Cisneros movió a la pesada delantera rival buscándole las cosquillas.

En el 19 dispuso el Colegio de un saque de lateral dentro de la veintidós local. El excelente trabajo de las dos plataformas chamizas en defensa obligaba a Hayali a apurar al máximo sus lanzamientos, y en esta ocasión, el balón superó por arriba el salto de Macky, que no pudo agarrarlo. Por suerte para el Colegio, fue el oval a caer en manos de José Luis, que cerraba el alineamiento y atacó con fe el espacio a la espalda de la formación. Superó con su habitual capacidad para contener las embestidas el placaje del 9 y se lanzó hacia la esquina. Nada pudo hacer el ala del cerrado chamizo para evitar la marca. Paco, con el balón sobre la misma línea de lateral y desde la izquierda, el lado más difícil para un zurdo como él, pasó entre palos una conversión de enorme mérito. 7-7 en el minuto 19.

Seguía el partido en la misma tónica, con el Colegio contrarrestando con una buena defensa y con posesiones largas el dominio de El Salvador en la conquista. Desde un golpe de castigo en medio campo buscaron los locales el saque de lateral en la veintidós colegial, pero les quedó corta la patada y Gorostiza pudo palmear el balón hacia dentro sobre la misma línea. Paco agarró el oval y pateó para alejar la presión, pero la patata fue mala. Muy corta y mal dirigida, el balón le cayó en las manos al talonador local, que arremetió con contundencia contra la desorganizada defensa colegial. No le falta oficio a El Salvador y ocasiones como ésa las sabe gestionar. Paró el Colegio la hemorragia sobre la veintidós frente a palos, pero recicló rápido el balón el Chami y atacó el espacio a la derecha de la formación, dónde contaba con superioridad. El ala posó cerca de la bandera el segundo ensayo. 12-7 en el minuto 26.

Vinieron a continuación los mejores minutos de Cisneros. En desventaja, arriesgó y fue a atacar a campo contrario. Con Gabi impartiendo ritmo y con Ángel decidiendo con acierto, el equipo puso en aprietos continuamente a su rival, que se veía forzado a cometer infracciones para evitar el ensayo. En el 32 y en el 36 Paco pasó entre palos sendos golpes de castigo y el Colegio se puso por delante en el marcador: 12-13. Así se llegó al descanso.

Empezó El Salvador la segunda parte con la intención de imponer su dominio en delantera y golpeó un par de veces con peligro. Cisneros también se acercó tras un buen ataque. En esas transcurría el partido cuando en el minuto 6 atacaban los locales en la franja central del campo. Un error de manejo en la línea dejó el balón suelto en el suelo. Ángel llegó raudo a la presión y pateó el balón con fuerza hacía palos. En la carrera por alcanzar ese balón ningún rival pareció tener la más mínima opción de acercarse a Ángel, que tras una arrancada demoledora, llegó cómodo para agarrar el balón a escasos metros de marca y zambullirse entre los palos. 12-20.

Quedaban aún 34 minutos de partido. Un mundo para gestionar tan exigua ventaja. El Chami, viendo peligrar seriamente el partido, se aplicó en ataque y elevó el nivel de exigencia a la defensa colegial. La delantera azul y azul sufría en el cuerpo a cuerpo. Y en el minuto 10 llegó otro de los lances que acabaron de decantar el choque. El árbitro expulsó temporalmente a Macky por reiteración de golpes. Con uno más sobre el campo, El Salvador supo jugar sus bazas. Echó más carbón a la caldera de su delantera. Se adentró en la veintidós colegial y en una melé, el poderoso octavo chamizo se levantó por el cerrado para jugar un cómodo dos contra uno con su ala. La difícil conversión puso el 19-20, y el partido volvía a estar en un pañuelo.

Quedaban aún más de 25 minutos. La delantera colegial se vació para agotar la inferioridad numérica. Entraron Cesar y Gus, que van reincorporándose al equipo tras sus largas lesiones y ambos ayudaron a sujetar el equipo, que se agarraba al partido como el que se aferra con todas sus fuerzas a un peso muerto que se desliza inevitablemente por una pendiente inclinada.

No lo debió hacer mal Cisneros, que aguantó más de veinte minutos la presión de los locales por ponerse por delante en el marcador. En el 76 llegó la jugada que definió el partido, la herida de muerte por la que se le escapó la vida al Colegio. En un saque de lateral a favor en su propia veintidós, Gus no acertó a coger arriba el balón, que le pasó entre las manos, para caerle directamente a Poyoca, que tampoco logró agarrarlo y cometió adelantado. Era melé para El Salvador a menos de 20 metros de marca. El peso muerto seguía deslizándose por la pendiente y aquello ya no había quién lo sujetase.

Giró la melé chamiza para el lado bueno, se levantó Mamea y aquello fue como cuando el condenado a muerte ve aparecer al verdugo. La suerte estaba echada. Dos placajes rotos, un último empujón y el 8 chamizo se lanzó sobre marca para anotar el cuarto ensayo, el que daba a su equipo el bonus y el partido. Dio igual que se le cayera el balón y que en realidad no posara. El desenlace llevaba ya demasiados minutos escrito, y una nimiedad como ésa no iba a trastocar el destino.

Quedaban tres minutos que permitieron aprender una lección, para que el que tenga memoria y quiera fijarse. Curiosamente, el doble enfrentamiento liguero entre estos equipos en esta temporada acabó de manera parecida. En Madrid, Cisneros tenía 7 puntos de ventaja al final del partido y tuvo un golpe de castigo en campo contrario con el tiempo cumplido. Decidió el Colegio no arriesgar su victoria y mató el partido concediendo así el bonus defensivo a El Salvador. Ayer, el chami, con el partido ya en el bolsillo, arriesgó su victoria en una ofensiva final, con el tiempo ya cumplido, buscando simplemente privar a Cisneros del bonus defensivo. Un bonito homenaje a los principios que siempre deberían regir la competición

Por Cisneros jugaron:

1.Santi Fernández-Varone (59’Cesar de Sande); 2.Pablo Hayali; 3.Martín Tedesco; 4.Rafa Matt; 5.Guillermo Molina (65’Gustavo González)); 6. Íñigo Álvarez; 7.Hermenegildo Simón; 8. José Luis del  Valle; 9.Gabriel Nogales (77’ Ángel Calle); 10.Ángel López; 11. Manu Sainz Trápaga; 12.Álvaro Moreno; 13.Ander Ayala; 14. Jorge Gorostiza (77’ Fran Soriano); 15. Paco Hernández.

Carlos Bachofer, Martín Fernández-Varone y Ángel Castro completaban la convocatoria.

Leave us a reply

Club de Rugby Complutense Cisneros pasaría la prueba de Stephen Fry gracias al almacenamiento en caché de WP Super Cache