#LavisióndeVinuesa: Cisneros vs Getxo

cisneros_getxo_1

Complutense Cisneros 37 – 23 Getxo Artea

Volvía un club histórico al Central y la tarde casi primaveral propició un buen ambiente en la grada. Grandes partidos de rugby disputaron estos contendientes en décadas pasadas y el choque de ayer estuvo a la altura de esa épica rivalidad que, aunque los actuales jugadores por desgracia desconocen, permanece aún impregnada en los escudos de ambas camisetas.

Enmendó Cisneros la tendencia distraída de las últimas semanas y jugó un partido serio y comprometido frente a un rival exigente, que desde el inicio le puso el listón muy alto. Empezaron los vizcaínos muy fuertes y no tardaron ni dos minutos en anotar su primer ensayo. Antes incluso de que el Colegio se asentara en el campo, un latigazo de la línea vasca desarboló por completo la defensa local. Demasiado sencillo resultó todo. Una arrancada, un “hand-off” y un jugador gualdinegro plantando en la esquina. La excelente patada del zaguero vasco puso el 0-7. El Colegio, que se había propuesto empezar enchufado y mandando, se veía obligado a recomponerse bajo palos.

Poco después, en el minuto 5, un retenido en el primer ataque largo de Cisneros, en la franja central del campo, permitió al poderoso pateador getxotarra sumar tres nuevos puntos, y alargar la diferencia. 0-10.

Un oscuro nubarrón llegado desde el cantábrico, de esos que anuncian chaparrón, se había colocado sobre la Universitaria, amenazando seriamente la tarde de la parroquia colegial, que contemplaba como su equipo encajaba un severo correctivo de inicio.

Pero el Colegio no se puso nervioso ni pareció achacar en el ánimo la inesperada pendiente que había surgido en su camino. Como si nada hubiera pasado, se aferraron los de azul y azul a su propuesta y poco a poco fueron entrando en el partido. Esta consistencia mental del grupo cuando todo pintaba francamente mal, fue uno de los cimientos sobre los que los locales edificaron su victoria.

En apenas 3 minutos, entre el 10 y el 13, Cisneros descontó 6 puntos, merced a sendos golpes de castigo pasados por Paco. Ambas infracciones las cometieron los vascos en la melé, donde desde el inicio estuvieron muy incómodos ante el poderoso empuje del pack colegial. Esa superioridad en la melé fue, sin duda, otra de las claves. También hay que reconocer la importancia del acierto de Paco en los tiros a palos. Esos dos golpes de castigo pasados entre palos supusieron mucho más que 6 puntos en el transcurso del partido.

Poco a poco, el Colegio fue imponiendo su ventaja en la conquista para contrarrestar el poderoso juego al pie de los vascos, probablemente el equipo de esta Liga que mejor utiliza la patada táctica. Así, el dominio territorial se fue decantando del lado de los locales, con Macky dominando a su antojo el lateral y Martín Tedesco dejando su impronta en el scrum.

En el 22, con Cisneros tratando de avanzar desde campo propio, un retenido permitió a al zaguero vasco sumar 3 nuevos puntos desde casi 50 metros, y volver a estirar la ventaja visitante. 6-13. Pero el juego estaba cada vez más dominado por los locales, que empezaban a pisar con asiduidad zonas de peligro.

Así, en el 26, tras una infracción defensiva de los vascos a escasos 30 metros de palos, el Colegio optó por ir a lateral en lugar de sumar con el pie tres puntos muy probables. En la touche Cisneros impuso su jerarquía y jugó con su delantera. El maul se colapsó a escasos 5 metros de marca, pero la fe de los delanteros locales, jugando en pick&go, permitió superar la defensa getxotarra. Hayali rompió la barrera defensiva e inmediatamente Iñigo Álvarez, Poyoca, el último exponente del fructífero punte que comunica ambos clubes desde hace décadas, levantó el balón para lanzarse con todo y posar en marca. Paco pasó la conversión y puso el empate en el marcador. 13-13.

Poco tardó el cañón del zaguero vasco en romper el equilibrio. En el 29, una infracción defensiva de Cisneros sobre la línea de 40 se convirtió en el 13-16.

Pero de nuevo los locales encajaron bien el golpe y siguieron a lo suyo. Volvieron a confiar en su solvencia en la conquista y volvieron a adentrarse en campo rival. Una buena patada a seguir de Ángel detrás de los centros permitió a Paco entrar en la veintidós contraria. Allí llegó la delantera, para avanzar por empuje y asediar la zona de marca. Acarició el Colegio el ensayo, pero a Macky se le cayó de las manos el balón cuando se disponía a plantar.

Pero el asedió tuvo su premio. En el minuto 34 el ocho de los vascos vio tarjeta amarilla por reiteración en las infracciones cuando los suyos estaban con el agua al cuello. Y con un delantero más sobre el campo llegó el segundo ensayo. De nuevo desde una touche dentro de la veintidós vasca, y de nuevo tras varios intentos, el Colegio alcanzó la zona de marca. Primero avanzaron los delanteros, después una carga de los tres cuartos, por medio de Juan, dejó el oval a centímetros de la línea, y finalmente llegó Rafa para derribar las últimas líneas de resistencia y anotar el segundo ensayo colegial, que con la conversión de Paco, supuso el 20-16 con el que se llegó al descanso.

Retomó Cisneros el partido con la intención de aprovechar los cerca de cinco minutos que aún le quedaban de superioridad. Consiguió meterse en campo contrario. Ángel cruzó una buena patada a la esquina a la que a punto estuvieron de llegar Paco y Manu, pero fue el ala de Getxo el que atrapó el balón dentro del terreno de juego y se vio obligado a anular. En la melé a cinco, con un delantero más, el Colegio explotó su superioridad y obligó a los vascos a infringir por dos veces el reglamento para evitar lo inevitable. En la segunda infracción el árbitro concedió el ensayo de castigo y Cisneros se puso 27-16.

Se empezaron a ver ganadores los locales y pecaron de osados en los minutos siguientes. Gexto apretaba para reengancharse al partido y el Colegio, en lugar de alejar el peligro, por dos veces trató de salir jugando de su propia veintidós. Y en una de esas, los vascos recuperaron el balón en campo contrario, atacaron desplegado y el segundo centro volvió a dar muestras de su potencia y de su calidad en el uno contra uno para anotar un ensayo que volvía a poner el partido en un pañuelo: 27-23, tras la difícil conversión del infalible pateador getxotarra. Quedaba aún casi media hora de partido.

Por suerte, la disputa por el balón estaba claramente dominada por el Colegio y a partir del trabajo de su delantera, los de azul y azul volvieron a campo contrario y tardaron poco en sumar. Ángel, valiente, jugó rápido un golpe defensivo de los vascos que parecían tres puntos claros. El balón acabó en avant cuando la ofensiva colegial se adentraba en veintidós. Pero de nuevo en la melé el Colegio se mostró muy superior. Recuperó el balón por empuje y provocó el golpe de los vascos. Entonces sí se pidieron palos y Paco puso el 30-23 en el minuto 16.

El partido se decantaba poco a poco de manera aparentemente definitiva hacia los locales, y en el 23 vino la jugada que acabó por decidir el partido. Manu rompió por el centro en un movimiento de tres cuartos sobre la línea de 40 metros, encontró el apoyo de Choflas en su interior y éste, dentro ya de veintidós, fijó al zaguero y jugó con Juan Cano, que le apoyaba por dentro y que corrió solo unos metros para plantar bajo palos el cuarto ensayo, el que sumaba el bonus y cerraba el partido. 37-23

Lo intentó Getxo en el último cuarto de partido, pero le faltaron fuerzas o convicción para poner en aprietos a la aplicada defensa de Cisneros, que con pocos apuros gestionó bien ese tramo final.

Se cerró así un partido disputado y tenso, que cumplió con las expectativas que siempre ha de despertar un choque entre ambos contendientes. Sobre el césped del Central no se deshonró la memoria de apellidos míticos como los Etxeberria, Laskurain, Azkargorta, Méndez, Katechis, Gorrotxategui o Guerediaga….que hace décadas convirtieron este choque en un verdadero clásico.

Por el Colegio jugaron:

1.Santi Fernández-Varone (75’Guillermo Pajares); 2.Pablo Hayali; 3.Martín Tedesco; 4.Rafa Matt (59’Gustavo González); 5.Guillermo Molina (75’ Carlos Bachofer); 6. Íñigo Álvarez (64’Martín Fernández-Varone); 7.Hermenegildo Simón; 8. José Luis del Valle; 9.Gabriel Nogales (64’ Filipo Reali); 10.Ángel López; 11. Manu Sainz Trápaga; 12.Juan Cano; 13.Ander Ayala (40’ Álvaro Moreno); 14. Jorge Gorostiza; 15. Paco Hernández.

Fran Soriano sustituyó a Ángel López los 7 minutos que éste estuvo fuera por una brecha en una ceja.

El Crack: Martín Tedesco. Enorme partido de la melé colegial liderada por el empuje del Chivo. Sin duda, fue el claro dominio en el scrum lo que acabó por decantar el partido hacia Cisneros.

El Dandy: Paquito “selección” Hernández. Segurísimo con el pie (siete de siete), compensó en ataque con su capacidad de desequilibrio con el balón los problemas que tuvo para frenar al poderoso 13 rival.

El Duro: Guillermo Molina. Sigue creciendo Macky semana a semana. Poderoso y dominador en el saque de lateral, fue una pesadilla para el lanzador vasco durante todo el partido. Lástima ese balón que se le cayó dentro de la zona de ensayo.

¡Vaya día!: A los que prefirieron encerrarse en su disgusto personal y no compartieron la alegría colectiva de la victoria con el equipo.

Leave us a reply

Club de Rugby Complutense Cisneros pasaría la prueba de Stephen Fry gracias al almacenamiento en caché de WP Super Cache