Fin de temporada (I) – El devenir de la competición

cisneros-babarian-abr13

Mayo ya agoniza y es momento, ahora que por fin cuento con la perspectiva necesaria, de hacer balance de la temporada que durante el último trimestre del 2012, y la primera mitad de este 2013 he vivido con el Theta, al que últimamente he oído referirse como el mejor equipo del club.

Dejamos al equipo, en un primer análisis a mitad de la temporada (RugbyCis #3), tercero en la tabla, desplegando un juego alegre y con los jugadores más unidos que nunca.  Y en la antesala del partido que podía influir sobremanera en el futuro del equipo, ante los líderes de la categoría (Olímpico de Pozuelo B). En efecto, fue un partido duro y peleado hasta el final, en el que, si bien el resultado fue algo excesivo, con un rosco en nuestro marcador, sí reflejó la diferencia de madurez y contundencia entre un equipo y otro.

El golpe fue grande, y costaría levantarse. En primer lugar cuatro partidos ante rivales teóricamente inferiores, marcados por la relajación en los entrenamientos – propia de un equipo plagado de jugadores en exámenes – y el dejarse llevar por la inercia ganadora de la temporada. Se saldó este tour con tres abultadas victorias, y una ajustada derrota ante el equipo revelación de la segunda vuelta, el San Isidro. Faltaban por disputar los partidos más complicados, frente a los tres rivales de la parte alta de la tabla (obviando al líder), dos de ellos en clara disputa por el ascenso.

Por suerte, el equipo había vuelto a la habitual rutina de la primera vuelta, con muchos, muchos jugadores bajando a paraninfo martes y jueves, ofreciendo entrenamientos de gran calidad e intensidad. Además, la semana santa permitió recuperar varios lesionados. El primero, Industriales B, resultó un punto de inflexión. Se jugó bien en ataque, moviendo el oval de lado a lado, pero sobre todo se cimentó la victoria en una sólida – por contundente en el placaje y rápida en la reorganización – defensa, logrando que el rival no consiguiera puntuar.

Tras el paréntesis de Semana Santa, los dos últimos escollos, segundo y cuarto de la clasificación. El primer duelo, Veterinaria en Orcasitas, deparó un partido vibrante, de mucho ritmo por parte de los dos equipos. Por fin el Theta ofrecía un partido a la altura de sus posibilidades en un día importante, con una defensa impresionante de nuevo, y un ataque más incisivo ante un equipo de gran enjundia. Lástima los últimos diez minutos de dejadez, tras un partido brillante, que permitió al contrario, tras un esfuerzo titánico, conseguir el punto bonus y mantenerse de esa manera vivos en la pelea por el ascenso.

Última jornada de liga, todo por decidir, pero estupendas cartas en la mano. Un punto basta para alcanzar definitivamente la segunda posición y jugar el play-off por el ascenso a primera regional. Como en el partido anterior me veo obligado a descartar hasta a doce jugadores por el gran compromiso de toda la plantilla, y en efecto hay ocho cambios en la convocatoria, casi la mitad del equipo. Antes ya de comenzar el partido, las cosas se torcían: lesión en el calentamiento. No mejoraron las cosas durante la primera parte, con el equipo acampado en campo contrario pero lleno de imprecisiones y decisiones cuestionables  que permitieron llegar con ventaja al descanso a Madrid Barbarians.

El ascenso se escapaba entre los dedos. Pero si algo ha caracterizado al equipo durante toda la temporada ha sido el no bajar nunca los brazos, y no iba a ser esta una ocasión diferente. Apoyados en una defensa impecable – nuestra línea de marca no volvería a ser rebasada – y haciendo uso de nuestra mejor arma, un ritmo de juego altísimo – en quince minutos ya se había dado la vuelta al marcador. E incluso, a pesar de jugar los últimos quince minutos con un jugador menos por lesión, se consiguió un punto bonus que certificaba de la mejor manera  posible la clasificación para disputar el ascenso.

Tan solo restaban dos partidos para el objetivo, improbable a principio de temporada, del ascenso. El contrincante, el Liceo B. Sin embargo los liceístas no creyeron oportuno participar de la fiesta en que se convierte nuestro deporte en ocasiones de tal importancia, y se retiraron de la competición, lo que provocó un ascenso con sabor agridulce. Considero que las victorias, grandes o pequeñas se deben lograr en el campo, para luego celebrarlas allí mismo en primer lugar, y – en nuestro caso – en el colegio en segundo lugar.

Estos últimos acontecimientos no deben empañar sin embargo una temporada soberbia tanto en el plano deportivo como social del tercer equipo del Complutense Cisneros de Madrid, nuestro queridísimo Theta.

Volveré próximamente con una segunda entrega de “Final de temporada” en el que hablaré de otras cuestiones no meramente deportivas, y de lo que nos espera a los thetudos la temporada que viene. ¡Ale cole!

Gonzalo Benito Alonso “Zoydberg”
Entrenador y jugador del Theta

Leave us a reply

Club de Rugby Complutense Cisneros pasaría la prueba de Stephen Fry gracias al almacenamiento en caché de WP Super Cache