Bizkaia Gernika RT – Complutense Cisneros | Los errores de manos nunca fueron tan caros

DKgZflaWAAA0BfA

Anticipábamos que los partidos en Urbieta resultaban siempre complicados, en gran mayoría por inclemencias meteorológicas. En esta ocasión, el clima se comportó, pero los errores colegiales acabaron costando el partido a pesar de haber llevado la batuta durante gran parte del encuentro.

Empezaba el encuentro con el nerviosismo propio de la ocasión, y ninguno de los equipos lograba imponer su juego y se desprendían de la posesión con el juego al pie. En una de esas jugadas en las que su apertura buscaba la patada después de un saque de lateral, Del Hoyo bloqueaba la misma y en la presión lograba un golpe a favor de los de azul y azul pasada la línea de 10 metros, que a pesar de la distancia, Nacho lograba pasar entre palos para abrir el marcador, 0 a 3.

Con la reanudación del juego y sin perder la posesión, los colegiales lograban llegar hasta la veintidós basurde con una touch a favor desde la que enlazarían una jugada de tres cuartos con la que Boccardo encontraría el hueco en la defensa local y se plantaría en zona de ensayo, con una patada fácil para Nacho. No llegaba al cuarto de hora y el colegio ya se adelantaba en el marcador 0 a 10.

Seguían los equipos sin ser capaces de sobreponerse, jugando en terreno neutral y sin encontrar las zonas de veintidós contrarias, y cuando lo hacían, los errores de manos cambiaban el balón de posesión. Además, se empezaban a acumular los problemas en las fases de conquista y los de Gernika lograban hacer oro de esos balones. Así, en su segunda incursión en la veintidós colegial, un golpe de castigo por placaje alto ponía el 3 a 10 en el marcador en el minuto 21.

Seguía el colegio sin encontrarse cómodo en las fases estáticas, sin cesar en su empeño por conquistarlas a pesar de desenvolverse con soltura en el juego abierto en ataque. Un error de nuevo en un lateral ofensivo a diez metros de la marca local devolvía la posesión a Gernika que iniciaba un contraataque que ponía en serios problemas a la defensa azul y azul y que no llegó a culminar por un fallo de manos local.

El primer ensayo local llegaría después de varías fases de juego en ventaja para los basurdes, que los colegiales defendían con pundonor, hasta la ruptura del pilier que Nacho no lograba detener. 8 a 10 a menos de tres minutos para el descanso. Tres minutos en los que Cisneros pudo lograr ampliar la diferencia varias veces pero los errores no se lo permitieron.

Empezaba la segunda parte con buenas sensaciones para el colegio, que en apenas un minuto había recuperado la posesión y ya estaba en la veintidós local, jugando a la mano como a él le gusta. La acción de un placador al no retirarse otorgaba de nuevo la oportunidad a Nacho de ampliar el marcador y poner el 8 a 13.

En ese punto, se cambiarían los roles y le tocaría al Colegio sacar su mejor cara defensiva para parar las acometidas vascas, con las energías renovadas que aportaban los cambios en el banquillo. Pero cada vez que lograba recuperar un balón, perdía rápidamente la posesión en errores de manos; o decidía jugar fases estáticas en lugar de asegurar puntos al pie. Necesitaban el bonus ofensivo y habían ido a por él.

Poco a poco, los locales iban encontrando la comodidad en el juego a la mano, el contraataque y la continuidad en el juego, y lograban avanzar muchos metros. En un nuevo contraataque basurde que el Colegio intentaba detener, la acción de del Valle al intentar pescar el balón era considerada como juego sucio por el colegiado y veía la cartulina amarilla, lo que dejaba a los de azul y azul con uno menos en el campo. En una sucesión de jugadas desde la expulsión, y aprovechando el nerviosismo colegial y la superioridad numérica, Gernika pide melé en un golpe a cinco metros de ensayo, logrando un ensayo de castigo que les ponía por primera vez por delante en el marcador y sentenciaría el partido.

Se defendía el colegio a la espera de cumplirse el tiempo de expulsión, pero el nerviosismo apremiaba y las pocas ocasiones que había volvían a caer en saco roto por fallos de manos.

Con la vuelta a la igualdad numérica, intentaba los colegiales darle la vuelta al marcador. A punto estuvo el equipo basurde de sentenciar el partido con un golpe a palos fallado, devolviendo la posesión al Colegio que una vez más veía como la oportunidad se le escapaba de las manos al caer el balón al suelo.

Marcador final 15 a 13, y un punto bonus defensivo que sabe a poco después de haber podido sacar más del partido.

Paula Hernández de Lucas

Share Now

Related Post